Libros

Luis Bolívar: «Será una tarde para apostar y conseguir un triunfo»

Horas antes de hacer el paseíllo en la vigésimo segunda corrida de San Isidro, Luis Bolívar se encuentra centrado en poder rentabilizar la fuerte apuesta que ha hecho al apuntarse a una de las corridas más duras del ciclo madrileño, la del hierro portugués de Palha. El colombiano tiene claro que en España tiene que jugársela con encierros «complicados» para conseguir alcanzar los puestos de honor en el mundo del toreo.

_ARR3058
_ARR3058

–Falta poco para hacer el paseíllo en la capital del toreo. ¿Qué sensaciones tiene?
–Es complicado describirlo, se siente miedo, responsabilidad, ilusión...es una mezcla de estados que cambian horas antes de esta cita. Es una tarde fundamental para mí, porque le debo muchas cosas a Madrid y es una afición que le ha dado todo.

–Fue usted quien eligió esta tarde y este hierro.
–Sí, en parte porque las opciones eran pocas para estar en San Isidro y porque con los toros de Palha estuve a punto de triunfar en esta plaza en 2008. Es un ganado que ha marcado mi carrera en España, con ellos he conseguido muchos de mis grandes momentos aquí. Espero que hoy salga ese toro que me permita firmar algo grande, porque lo necesito para alcanzar ese peldaño en el que quiero estar. Será una tarde para apostar y conseguir un triunfo rotundo.

–Al público de Las Ventas, que tanto le admira, ¿qué le puede ofrecer?
–Poner toda mi voluntad en triunfar. Espero que mis sentimientos y mis deseos fluyan y se hagan realidad. Es una tarde en la que no tiene que faltar el valor y la torería, porque es lo que quiere el público de Madrid. Sí tú te vacías, ellos también lo harán.

–Estamos acostumbrados a verle con los encierros «duros».
–Es cierto, pero yo no me quejo. Cuando uno se viste de luces no puede quejarse ni lamentarse. Hay que tener mucho respeto por esta profesión y afrontar lo que venga: duros, malos, buenos, regulares... Cada uno ocupamos el lugar que nos merecemos y es el toro el que hace nos da o nos quita lo que tenemos.

–En América tienen otra consideración de usted, tiene otro estatus.
–Allí tengo otro cartel es evidente. Allí me tratan como una figura consagrada y entro dentro de otro tipo de corridas muy diferentes a las de aquí. Pese a ello, reitero que no me quejo y sigo trabajando para conseguir mis metas y tener las misma categoría aquí y allí. Y todo pasa por triunfar, por ejemplo, hoy en Madrid.

–Desde la retirada de César Rincón, es usted el que porta la bandera del toreo colombiano.
–Sí, como en la película «Sólo tú» (risas). Hace falta que salgan más toreros de mi país, porque eso ayudará a la Fiesta allí. La verdad es que el maestro Rincón marcó una época y él también era el único representante del toreo de Colombia en España. Ahora me toca a mí tirar del carro, pero aún me queda mucho para alcanzar la altura que adquirió el maestro.

–Volviendo a lo que deparará el futuro. ¿Cómo encara esta campaña por tierras españolas?
–Mi único pensamiento está en esta tarde. No se puede pensar a largo plazo, hay que ir poco a poco y triunfando corrida a corrida.