Propuestas de futuro errores del pasado y preguntas en el aire

«Ahora le toca a los sevillanos decidir: si quieren que Sevilla funcione, ya saben a quién tienen que votar». El epílogo de Juan Ignacio Zoido fue un llamamiento directo al ciudadano, antes dejó propuestas de futuro, un repaso a los errores del Gobierno local –con especial incidencia en escándalos como el de Mercasevilla– y tres cuestiones en el aire, de las que sólo Juan Espadas contestó una: ¿gobernará la lista más votada?, ¿volverá el PP al consejo de administración de Mercasevilla?, ¿aceptarán una comisión de investigación? 

 
 

Zoido recordó que la ciudad es «más sucia, más incómoda, más insegura y con más paro», reprochó a sus adversarios –a los que se dirigió en plural, como representantes de una realidad idéntica– que «no puede generar confianza un Ayuntamiento condenado por despidos ilegales y acoso laboral» y se comprometió a defender «una Tablada verde y el carácter público de las empresas municipales» tras ser cuestionado por Espadas y Torrijos, que por contra callaron ante sus preguntas directas. «No he venido aquí a pelearme con nadie», dijo el candidato del PP, quien adelantó un proyecto para construir la Ciudad de la Justicia en el Prado, dijo que derogará el «blindaje» del centro, citó hasta cinco veces la palabra Mercasevilla y demostró conocer los barrios y sus problemas.