Medio millón de trabajadores fueron despedidos en 2009 «sin motivo alguno»

El presidente del CES advierte de que sin las reformas adecuadas el riesgo de retroceder en la crisis es «muy grande» 

Medio millón de trabajadores fueron despedidos en 2009 en España sin que el empresario adujera causa ni motivo alguno, según afirmó este lunes en el Foro de la Nueva Sociedad el presidente del Consejo Económico y Social (CES), Marcos Peña.Durante su intervención en el citado acto, organizado en Madrid por Nueva Economía Fórum, Peña explicó que esta situación se ha producido por la existencia en España de un "tejido empresarial frágil". En su opinión, esta fragilidad se debe a que existen más de un millón de empresas con menos de cinco trabajadores y sólo unas 4.500 que tienen más de 250 empleados.Asimismo, el presidente del CES añadió que la crisis también está teniendo unos efectos sobre el empleo "devastadores"y advirtió de que la recuperación será "lenta y no exenta de riesgos". En este sentido, agregó que si España no hace las reformas que son necesarias, "los riesgos de retroceso"en la salida de la crisis "son muy grandes". No obstante, Peña se mostró optimista y aseguró que el país "saldrá de ésta". "Tenemos los mimbres necesarios para transitar por esta línea tan complicada", dijo. También subrayó que la formación actual de los trabajadores es mejor que nunca. "Jamás ha habido generaciones mejor formadas que las que hay ahora", defendió.Sobre el hecho de que sindicatos y empresarios no hayan llegado a un acuerdo sobre la reforma laboral, Peña afirmó que "lo que socialmente se valora es el esfuerzo"y que cuando la patronal y los sindicatos se sentaron a negociar "nadie más en este país intentaba llegar a un acuerdo"por lo que consideró que "no se puede exigir"que lleguen a un pacto "cuando no se hace en otros ámbitos".Además, lamentó las críticas a la reforma laboral aunque opinó que la reforma de la negociación colectiva "es susceptible de mejora".Por otra parte, Marcos Peña advirtió de que el modelo económico español es "insostenible"y que por ello está obligado a acometer reformas estructurales del sector productivo, del sistema financiero, del sistema energético, del sistema educativo y del mercado laboral.Destacó que, a su juicio, el capital humano es el factor estratégico del crecimiento económico.Acerca de la reforma fiscal, el presidente del CES dijo que si fracasan los procedimientos de ordenación y mejora, y la intensificación de la lucha contra el fraude y la economía informal no es suficiente, habrá que plantearse el recuperar impuestos sobre la riqueza, revisar la fiscalidad sobre las Sociedades de Inversión Colectiva (Sicav), o la tasa medioambiental.