El partido de la dictadura birmana «arrasa» en las urnas

El partido del régimen militar asumirá el Gobierno de la «floreciente democracia disciplinada» de Birmania, después de que arrollara al resto de las formaciones políticas en las elecciones del domingo.

El partido apoyado por la Junta Militar de Birmania (Myanmar) anunció hoy que obtuvo el 80 por ciento de los votos en las elecciones del pasado domingo, mientras la oposición democrática reconoció su derrota.

Así lo dijo a la televisión estatal un alto cargo del Partido de Desarrollo y Solidaridad de la Unión, encabezado por el actual primer ministro, el general retirado Thein Sein.

Por su parte, el Partido Democrático y Fuerza Democrática Nacional -las dos mayores formaciones de la oposición- admitieron su derrota y reconocieron el triunfo de los generales.

El anuncio del partido oficialista no fue confirmado por el momento por la Comisión Electoral, que continúa con el escrutinio dos días después de los comicios, aunque los primeros resultados dejan claro que vencerán los uniformados, que en teoría a partir de ahora gobernarán como civiles.

Por si la mayoría no fuera suficiente, la Constitución de 2008 reserva al Tatmadaw (Fuerzas Armadas) el 25 por ciento de los escaños en ambas cámaras del Parlamento, compuesto por 440 diputados y 224 senadores.

Según la televisión estatal, el partido capitaneado por el primer ministro y del que forman parte el ministro de Asuntos Exteriores y ex general, Nyan Win, así como otros miembros del Gobierno, puede obtener la mayoría absoluta en las dos Cámaras.

Incluso en el estado Shan, al noreste de Birmania y una de las regiones del país en las que la Junta Militar es más impopular, la formación de los generales derrotó al Partido Democrático de las Nacionalidades Shan, conocido como del Tigre Blanco y que partía como favorito de la mano de su líder, Sai Akik Paung.

Las autoridades no han desvelado una fecha orientativa en la que podrían hacer públicos los resultados oficiales de las elecciones ni el procedimiento que siguen para efectuar el recuento, que se realiza con la acostumbrada opacidad que distingue al régimen.

Y, tras la «tergua electoral», se han reanudado las hostilidades. Al menos siete personas murieron ayer y otras 10.000 cruzaron la frontera con Tailandia a causa del enfrentamiento entre rebeldes karen y soldados birmanos. El fuego cruzado continuaba comenzada la noche local, aunque con menos intensidad que por la mañana, según escuchó Efe desde Mae Sot, la población tailandesa que sirve de paso fronterizo con la de Myawady, en el lado birmano y objeto del enfrentamiento entre un facción escindida del Ejército Budista para la Democracia Karen (EBDK) y el Ejército de ese país.

El gobernador de la provincia ha cerrado el paso fronterizo y ha ordenado evacuar a los residentes.