Los incumplimientos devuelven la conflictividad al Ayuntamiento

El comité de empresa alerta de una decena de despidos y del deterioro de los servicios públicos debido a los recortes.

Tras un corto periodo de tensa calma, la conflictividad regresa al Ayuntamiento debido a los incumplimientos de los acuerdos laborales por parte del Gobierno local y a los recortes del gasto público, que inevitablemente afectan a la plantilla. Los funcionarios y empleados municipales volverán a movilizarse, aunque sea a partir de septiembre y con la seria posibilidad de que sus protestas se prolonguen hasta las elecciones de mayo de 2011. Todo dependerá de la voluntad del Gobierno local para negociar durante el mes de julio una salida a las exigencias de los trabajadores del Ayuntamiento. Para empezar, el presidente y secretario general de CC OO en la institución municipal, Manuel Gutiérrez, reivindicó ayer el cumplimiento del acuerdo de negociación colectiva de 2009, firmado tras el último periodo de movilizaciones. Los sindicatos denuncian la paralización de este pacto, que prevé la creación de 189 puestos de trabajo y «un incremento salarial como mínimo» igual al de 2009. Ese año se generaron 60 empleos y en mayo pasado debían constituirse otros 60 para continuar con los 69 restantes a principios de 2011. Nada se sabe de este procedimiento.Los trabajadores demandan también «la convocatoria inmediata de las ofertas públicas de empleo» acumuladas desde 2007 para garantizar la cobertura de las aproximadamente 300 vacantes contabilizadas, sobre todo en categorías como peón, que suma casi 200 plazas en blanco.Por último, el comité de empresa exige «la no aplicación» del decreto estatal que recorta el salario a la plantilla municipal en un 5 por ciento. Sólo se aceptará esta rebaja si se adopta «de la forma más favorable» y sin agravios comparativos entre los funcionarios y el personal laboral. Los empleados de las empresas municipales están exentos de estos recortes, pero los sindicatos prefieren correr un tupido velo pese a reconocer que se trata de una evidente «discriminación». Sí alertan de los perjuicios que ya está causando la versión hispalense del plan de ahorro público. El secretario general de UGT en el Ayuntamiento, Santiago de los Reyes, denunció que una decena de trabajadores que cubrían bajas de larga duración han sido despedidos en los últimos días, «y seguro que habrá muchos más». Además, lamentó que muchos recursos públicos se están viendo mermados por falta de fondos y personal, como la limpieza de los colegios –que estuvo un mes sin material–, el zoosanitario –en el que policías locales y bomberos se ven obligados a recoger animales fuera del horario del servicio– o el cementerio, donde la rotura de un segundo horno crematorio amenaza con dejar desabastecida a la población.