Aguirre ficha a un gestor de la banca para dirigir Transportes

Pablo Cavero, de 43 años, toma posesión hoy como consejero regional

MADRID- Un mes y dos días, con toda la Navidad en medio, ha estado vacante la plaza de consejero de Transportes de la Comunidad de Madrid desde que el hasta entonces titular de esta cartera, Antonio Beteta, partiera rumbo a la Secretaría de Estado de Administraciones Públicas. En este tiempo la presidenta regional, Esperanza Aguirre, se ha cansado de repetir que estaba buscando al mejor candidato para ocupar el sillón que había quedado vacío en su Consejo de Gobierno. Buscaba un gestor experimentado en el sector privado, alguien con buena formación y que estuviera dispuesto a dar el nada sencillo salto a la administración y ya lo ha encontrado.
Desde hoy a las dos de la tarde, cuando está previsto que jure su cargo, el asiento del principal despacho de la consejería de la calle Maudes estará ocupado por el economista Pablo Cavero, «una apuesta personal de la presidenta», indicaron fuentes regionales, que debuta en un cargo público como máximo responsable de Infraestructuras.
Metro, el gran reto
Cavero, un auténtico desconocido en los círculos políticos madrileños, procede de la empresa privada –es ex directivo del Barclays Bank, donde ha ocupado la dirección de Planificación Estratégica para Europa Occidental en los últimos tiempos– y tendrá que hacer uso de sus conocimientos como gestor bancario para afrontar el que será su principal reto: Metro.
La empresa, que ha pasado a ser competencia única del Ejecutivo de Aguirre tras un acuerdo con el Ayuntamiento de Madrid, está inmersa en un plan de ahorro financiero. Una tarea que inició Beteta y que por encargo de la jefa del Ejecutivo autonómico deberá cumplir con los criterios de «austeridad y eficacia en la gestión». Como tarea inmediata Cavero también tendrá que culminar la remodelación del Consejo de Administración de Metro, una tarea que emprendió la presidenta, pero cuya conclusión dependerá únicamente de la decisión del flamante consejero. Lo mismo ocurrirá con la revisión de las tarifas del transporte público madrileño que este año, excepcionalmente, no se realizó a finales de diciembre como es tradicional.
Como ya ocurriera con la formación del Ejecutivo regional tras las elecciones, la Comunidad hizo público su último nombramiento a través de las redes sociales. Facebook fue en esta ocasión el foro elegido para desvelar el nombre del nuevo titular de Transportes pasada la media tarde. La presidenta ya firmó ayer el decreto de nombramiento del nuevo consejero y hoy el nombre de Pablo Cavero aparecerá ya publicado en el BOCAM.
La elección de Cavero no es la única decisión que debe tomar Aguirre estos días. Aún tiene pendiente ocupar más de una decena de altos cargos para cubrir las vacantes que han quedado en Madrid tras las salidas hacia el Gobierno de Mariano Rajoy


Un especialista en cuentas
Está casado, tiene 43 años, es padre, amante de la lectura, la música y aficionado al deporte (comparte con Aguirre su pasión por el golf). El nuevo consejero de Transportes de la Comunidad de Madrid, Pablo Cavero, estudió en la École Supérieure de Sciences Économiques et Commerciales, de París, y en las universidades de Fontainebleu y Chicago tras licenciarse en Administración de Empresas y Económicas en ICADE. Cavero, que habla tres idiomas y es hijo del ex ministro de UCD y ex presidente del Consejo de Estado Íñigo Cavero, era hasta ahora un desconocido en ambientes políticos pero muy popular en los círculos bancarios. No en vano ha desarrollado su carrera profesional ocupando varios cargos directivos en Barclays Bank desde los años 90.


Inversión para mejorar el Canal
El Canal de Isabel II va a invertir durante este año casi la mitad de lo que factura, el 48%, en ampliar y mejorar sus instalaciones así como en continuar, entre otras cosas, con la construcción del segundo anillo de distribución de agua potable, conocido como la «M-50 del agua». La presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, realizó este anuncio durante la inauguración de la ampliación de la estación potabilizadora de agua de Valmayor, que duplica su capacidad para abastecer a más de tres millones de madrileños. Aguirre, acompañada por el vicepresidente Ignacio González y por la consejera de Medio Ambiente, Ana Isable Mariño, subrayó que el objetivo del Canal es llevar a los hogares madrileños «cada vez más agua y de mayor calidad».