El alcalde de Salt reabre el dilema de cómo gestionar la inmigración

La propuesta del alcalde de Salt, Jaume Torramadé (CiU), de poner límites a la inmigración en municipios como el suyo que tienen un 45 por ciento de extranjeros ha reabierto el debate de cómo gestionar un fenómeno cuya complejidad sobrepasa muy a menudo la capacidad de respuesta de las administraciones.

Duran Lleida subrayó ayer que el alcalde de Salt «no es racista»
Duran Lleida subrayó ayer que el alcalde de Salt «no es racista»

A Torramadé no le intimida que la izquierda le critique por «populista y demagógico», ya que está decidido a seguir dando fuelle a un debate que quiere llevar hasta la UE.
El problema es que su partido, Unió Democràtica, no le dio un respaldo sin matices, aunque tampoco le desautorizó. El secretario general de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, admitió que es muy difícil materializar la propuesta de Torramadé de poner límites al porcentaje de inmigrantes porque existe libertad en la circulación de las personas. «Conozco la preocupación del alcalde de Salt. Es una persona que no tiene un pelo de racista o xenófoba. No es equiparable a otras voces», aseguró. El dirigente de Unió aprovechó para arremeter contra el «buenismo» de que ha practicado la izquierda, y también contra los precesos de regularización masiva que han practicado PP y PSOE.

El control de los flujos
Los populares recibieron con aprobación las sugerencias del alcalde de Salt, también futuro presidente de la Diputación de Girona. El portavoz parlamentario del PP, Enric Millo, le dio «la bienvenida a las tesis» de su partido porque los populares siempre han defendido que es «imprescindible el control de los flujos inmigratorios», así como las «cuotas de inmigrantes».
En cambio, el portavoz del PSC, Miquel Iceta, se mostró muy críticos con los planteamientos del alcalde de Salt. «La asignación de cuotas territoriales y municipales de la inmigración no tiene ningún tipo de sentido ni de viabilidad», sostuvo Iceta, que tachó de «populista y demagógica».
Torramadé, por su parte, defiende el hecho de haber abierto ahora el debate sobre la gestión de la inmigración «porque si no es así sólo se piensa en este tipo de poblaciones cuando se producen altercados y peleas». «Pero entonces lo único que se puede hacer es parar el golpe como se pueda y reclamar provisionalmente la presencia de más policía», opinó en declaraciones a Efe.
El alcalde de Salt es partidario de crear un foro de ciudades con un alto porcentaje de inmigración y así lo hizo ayer de nuevo. «Si los municipios de costa tienen su foro y los de montaña también porque tienen una serie de inquietudes comunes, ¿por qué no los que tenemos el problema migratorio para estar en contacto?», se preguntó.
Torramadé reclamó que nadie juzgue su mensaje «sin conocer la realidad de Salt» –un municipio donde se registraron graves problemas de convivencia durante el pasado año– y abogó por que poblaciones como la suya hagan llegar sus dificultades a administraciones superiores, comenzando por los consejos comarcales de Cataluña.

Duran no cree que pueda ganar al PSC
Se desconoce cuál va a ser la fecha escogida finalmente por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, para convocar elecciones generales, pero el portavoz de CiU y futuro cabeza de cartel a los comicios, Josep Antoni Duran Lleida, ya está echando cuentas sobre los resultados. Duran no cree que CiU pueda superar en votos al PSC como ocurrió en las pasadas municipales, pero cree que Cataluña tiene la llave para frenar la mayoría absoluta del PP.