Alzheimer morir sin memoria

El reencuentro de tres hermanos a causa de la enfermedad de su madre reabrirá heridas del pasado y les ayudará a comprenderse mejor.

«Su madre tiene alzheimer. Su memoria se hará cada vez frágil y puede que tenga ciertas conductas agresivas». Así explica una doctora el por qué de la desaparición de Nusret por las montañas de la costa del Mar Negro a sus hijos, los cuales llevan años separados y sin contacto alguno. «Ellos no saben nada de esta enfermedad ni de cómo tratarla, pero lo peor es que tampoco conocen nada de ellos mismos», comenta la directora, Yesim Ustaoglu, de este filme que obtuvo la Concha de Oro en el Festival de San Sebastián.
A raíz de esta noticia, Nesrim, Güzin y Mehmet comienzan a acercarse, a comprenderse, debido a que tienen que reorganizar sus vidas para cuidar a su madre, a quien da vida la nonagenaria actriz francesa Tsilla Chelton. «Con "La caja de Pandora", he querido abordar la verdad del ser humano, la identidad, la memoria y sobre todo la ignorancia tan presente, desgraciadamente, en nuestra sociedad», explica la realizadora turca, quien ha buscado a su alrededor para documentarse sobre este mal. «Un amigo muy cercano que murió el año pasado sufría la enfermedad, por este motivo supe cómo transmitir los síntomas a través de la protagonista y dirigirla acorde con cada momento de la grabación», comenta.

Deseos de libertad

Frente a la idea preconcebida de que rodar con actores mayores suele ser complicado, afirma que trabajar con Chelton «fue maravilloso. Enseguida se entusiasmó con el guión, viajé a verla a Bruselas, donde vive, y a los dos minutos me di cuenta de que era la persona idónea para darle vida». Son pocos los diálogos que pueden escucharse a lo largo de la película, Ustaoglu ha preferido utilizar el poder de la imagen para trasmitir los sentimientos en vez de hacerlo con la palabra. «Quería que se entendiera la psicología de los personajes. No me interesaban por su sexo o sus acciones, sino por sus sentimientos». Con quien la anciana mejor se entiende es con su nieto, el primogénito de su hija mayor. «Junto a él encuentra la libertad que necesita, pues ambos huyen del agobio que les genera su familia. Además, será él quien la ayude a cumplir su último deseo», detalla la directora, quien reconoce que no le importa demasiado la crítica que hacen sobre sus trabajos. «Lo que me da más miedo es la reacción de los espectadores. Por ejemplo, con esta última película hay gente que se ha salido del cine porque se sentía incómoda al sentirse muy identificada con los personajes y sus historias».