Libros

Ana Torrado: «Con la Ley de Dependencia se ha jugado con la ingenuidad de los mayores»

Concejala de Bienestar Social en Valencia y Diputada Nacional 

Ana Torrado: «Con la Ley de Dependencia se ha jugado con la ingenuidad de los mayores»
Ana Torrado: «Con la Ley de Dependencia se ha jugado con la ingenuidad de los mayores»

Hace poco más de ocho meses la nombraron vicesecretaria del Partido Popular de la Comunitat Valenciana. Con la que está cayendo ¿ahora se lo pensaría mejor?-A mí me gusta el contacto con los medios de comunicación. -¿Y cómo se ve el caso Gürtel desde Madrid?-Tanto en Valencia como en Madrid todo el mundo está alarmado por cómo se está llevando la situación. Estamos hablando de un asunto que está bajo secreto de sumario y por desgracia cada dos por tres salen publicadas informaciones ¡Qué casualidad! siempre ocurre esto cuando se acercan elecciones. Cualquier persona que haya tenido la oportunidad de conocer al presidente Camps, sabe que es una persona honrada. Así que, si se me permite la expresión, deben estar alucinadas de ver cómo se están sacando las cosas de quicio. -¿Les han dado un curso acelerado de cómo enfrentarse a esta situación?-En absoluto. En el PP no damos cursillos.-¿Por qué siempre dicen que el Gobierno castiga a la Comunitat? ¿qué le han hecho?-¡Pues eso me pregunto yo! Aunque esperemos que este nuevo vicepresidente (Manuel Chaves), que ha sido presidente de una comunidad autónoma, atienda mejor nuestras reivindicaciones. Pero de momento, «res de res».-Como responsable de las políticas sociales en el Ayuntamiento de Valencia ¿de quién es la responsabilidad en el retraso de la aplicación de la Ley de Dependencia?-La oposición se dedica a sacar datos estadísticos o del censo. Dicen que hay 36.000 dependientes, pero ése es el número de mayores que viven solos, y no todos son dependientes. Hay muchas personas mayores de 65 años que son perfectamente autosuficientes. No hay que confundir los términos.-¿Y cómo van las evaluaciones para la declaración que permite acceder a una ayuda?-Las llevamos al día. Lo que ocurre es con esta Ley se han creado muchas expectativas. El partido socialista hizo pensar que todo el mundo tenía derecho a las ayudas y muchas personas solicitaron los subsidios cuando en realidad no les correspondían. No se debe intentar engañar a las personas mayores y aprovecharse de su ingenuidad.-¿Ha cambiado la foto de la pobreza?-¡Mucho! Es descorazonador ver a familias normalizadas venir a pedir ayuda a los servicios sociales o a niños con uniforme ir a comer a la casa de la caridad. Afortunadamente ahora contamos con un millón de presupuesto municipal para hacer frente a la nueva situación y además, gracias al Plan Confianza de la Generalitat vamos a poder abrir un nuevo comedor social para los más necesitados. -¿Y cuando se acabe el dinero?-Si continúa la situación, seguiremos con el proyecto. -¿Con la crisis se ha mitigado el «efecto llamada» entre la población inmigrante? -Actualmente atendemos prácticamente al mismo número de inmigrantes. En el CAI-Amics les ofrecemos una mano amiga, asesoramiento, ayuda y un techo, pero les pedimos una contraprestación. Que se apunten a cursos para salir de esa situación. Los centros de acogida no son hoteles con derecho a comida y habitación. Los usuarios deben saber que son lugares donde poder relacionarse e intentar encontrar un trabajo.A dormir, a casaLos mayores, dice, están acostumbrados a verla en Valencia y no quieren que se note que también trabaja en Madrid, así que cuadra su agenda para poder cumplir con todo. «El caso de Carmen Alborch es distinto. Yo, a dormir en Madrid, me quedo en contadas ocasiones». Pero para una mejor optimización de su tiempo le ayudaría, declara entre risas, que el AVE valenciano estuviera en marcha antes de cinco años. Al Gobierno central le agradece, no obstante, el Plan E de inversiones, pero matiza: «El Plan Confianza de la Generalitat es mejor porque es más dinero». Su vocación municipalista, cuya llama prendió Rita Barberá en un mitin, supera a su ambición de prosperar en la política nacional. Lo mismo que le ocurre, según cuenta, a la alcaldesa de Valencia. «Estoy segura de que le han propuesto irse a Madrid de ministra, pero ella le tiene un apego muy fuerte a la ciudad y nunca se marcharía». ¿Que si ve la ve de presidenta de la Generalitat?: «Yo a Rita la veo de cualquier cosa que se proponga».