Archivan una querella contra la alcaldesa de Hernani

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

La alcaldesa de Hernani, Mariam Beitialarrangoitia (ANV), se sentará en el banquillo el próximo jueves por el aplauso que pidió en un mitin para Igor Portu y Mattin Sarasola, los etarras acusados de volar la T-4. Sin embargo, se ha archivado otra denuncia contra ella por mantener en su localidad una calle en memoria del etarra José Aristimuño «Pana» (que finalmente fue retirada del callejero). El juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska archivó ayer la querella interpuesta por Dignidad y Justicia (DyJ) contra Beitialarrangoitia por un delito de enaltecimiento del terrorismo por este motivo, alegando que la alcaldesa no formaba parte de la Corporación que acordó dedicar una vía del municipio a «Pana» y valorando que la regidora ha retirado la simbología terrorista de la localidad tras ordenárselo la Audiencia Nacional. El magistrado, no obstante, advierte a la alcaldesa de que si recoloca la placa de «Pana» o instaura cualquier otra simbología terrorista en el futuro puede enfrentarse a la reapertura de la causa.

El juez considera «indiscutible» que «poner el nombre de un parque a un miembro de la organización terrorista ETA supone necesariamente un acto de reconocimiento personal y como tal de validar el uso de la violencia para la consecución de fines supuestamente políticos. Sin embargo, Marlaska recuerda a renglón seguido que, pese a que en un principio Beitialarrangoitia se negó a retirar esos símbolos del municipio, no se puede «pasar por alto» que a posteriori «procedió a su retirada» a instancias de la Audiencia. Además, hace hincapié en que la regidora abertzale no era miembro «del consistorio que acordó la colocación de los símbolos terroristas». Todo estos argumentos le llevan a concluir que, a resultas de la instrucción, no se puede afirmar «con la necesaria seriedad una voluntad cierta» en Beitialarrangoitia de «mantener los símbolos terroristas como señal no sólo de aprobación», sino de «loa a su trayectoria criminal».