Bailando en el alambre

La Razón
La RazónLa Razón

Se consolida este programa como uno de los más atractivos del momento. Interesa a la gente, es rápido y da noticias. Ayer Rajoy, bien estéticamente, sólido en el fondo y suelto en las formas, se permitió anunciarnos que votará contra la ley del aborto si insiste en los actuales postulados y que, además, irá contra ella al Tribunal Constitucional. También pidió perdón por los errores en la identificación de los restos mortales de las víctimas del Yak, e incluso se mostró dispuesto a apoyar al Gobierno socialista si éste le presenta un plan sensato para sacar a España del atolladero económico.La economía centró la atención de los ciudadanos en el plató. Lo fue en el anterior programa con Zapatero e igual anoche. Está demasiado preocupada la gente y se le pide a Rajoy que empuje. A lo que el gallego respondió «por supuesto», pero no a cualquier precio. No para que siga aumentando el paro o cierren más empresas. Sí al apoyo para que el sistema financiero no se hunda, pero sería importante que el presidente del Ejecutivo escuchara a los demás y se dejara aconsejar.Hubo preguntas incómodas sobre los líos internos del Partido Popular, sobre el 11-M y las pensiones, pero nuestro hombre en Génova se ha convertido en un auténtico especialista en bailar sobre el alambre. Aunque no hablé inglés, como González, Aznar y Zapatero. Es nuestro sino.