Barack Obama hace historia y cumple el sueño americano

Barack Obama hace historia y cumple el sueño americano
Barack Obama hace historia y cumple el sueño americano

Barack Obama ha hecho hoy historia al convertirse en el primer presidente negro de la historia de Estados Unidos, haciendo realidad así el 'sueño americano'. El camino no ha sido fácil para este hijo de padre keniano, al que apenas conoció, y madre nacida en Kansas, que se crió a caballo entre Hawai e Indonesia y estudió Derecho en Harvard.
Obama nació el 4 de agosto de 1961, donde la familia de su madre, Anne Dunham, se había trasladado desde su Kansas natal. En la Universidad de Hawai, Anne conoció a Barak Obama, un estudiante keniano que había conseguido una beca para estudiar en Estados Unidos, pero que regresaría a su país natal poco después del nacimiento de su hijo.
Así las cosas, Obama tuvo que ser criado por su madre y sobre todo por sus abuelos, hasta que cuando cumplió seis años su madre se volvió a casar con un indonesio que trabajaba en el sector petrolero
y la familia se trasladó a Yakarta. Obama regresó a Hawai para realizar sus estudios de secundaria, trasladándose posteriormente a Los Angeles y a continuación a Nueva York para licenciarse en Arte en la Universidad de Columbia.
Tras un breve periodo trabajando en una consultora financiera internacional, Obama se trasladó a Chicago en 1985 y allí su vida cambiaría hasta llegar a donde se encuentra actualmente. En esta ciudad, el ahora candidato demócrata llevó a cabo actividades comunitarias para una coalición de iglesias locales del sur de la ciudad, antes de decidirse a ir a Harvard para licenciarse en Derecho en 1991.

HACIENDO HISTORIA
Fue en esta universidad donde Obama comenzó a hacer historia, convirtiéndose en el primer afroamericano en presidir la 'Harvard Law Review'. A su regreso a Chicago, trabajó durante un tiempo como abogado experto en derechos civiles y dio clases de Derecho Constitucional en la universidad local, pero finalmente se dio cuenta de que para lograr los cambios que quería hacía falta a trabajar a más alto nivel.
Así, en 1996, tras haberse casado con Michelle Obama, una abogada como él licenciada en Harvard, consiguió un escaño por Chicago para el Senado de Illinois, en el que permaneció durante ocho años, después de que en el 2000 no consiguiera un escaño en la Cámara de Representantes estadounidense al que optaba.
Sería en 2004 cuando por fin daría el salto a la política nacional y cuando Obama, para la gran mayoría un desconocido, pasó a convertirse en una figura política de primer orden de la mano del candidato demócrata a la Casa Blanca ese año, John Kerry, quien impresionado por su capacidad de oratoria, le encomendó la tarea de dar el discurso central de la Convención Demócrata. Y Obama no le defraudó.
"En ningún otro país sobre la tierra mi historia sería posible", afirmó entonces, sin saber que a su historia personal quedaban aún algunos capítulos por añadir. "No hay una América negra y una América blanca, y una América latina y una América asiática, sólo existen los Estados Unidos de América", afirmó, haciendo un llamamiento a la unidad del país y a poner fin a las divisiones partidistas.
Este éxito se vio recompensado con una contundente victoria con el 70% de los votos en las elecciones al Senado de ese otoño, en las que consiguió un escaño por Illinois, si bien no fue suficiente para que su partido ganara la Presidencia. Desde entonces, su carrera ha sido fulgurante y son muchos los que le comparan con el malogrado John F. Kennedy y que ven en él a un digno sucesor de Martin Luther King.

IDOLO DE MASAS
Barack Obama se ha convertido en un icono para muchos jóvenes y sobre todo para la comunidad afroamericana de Estados Unidos y su promesa de cambio ha movilizado a multitudes.
Es autor de dos libros, 'Sueños de mi padre' (1995), en el que narra su búsqueda de identidad ante la falta de una figura paterna --a su padre sólo le volvió a ver cuando tenía diez años-- y sus esfuerzos por conectar sus raíces africanas en Kenia con sus raíces blancas en la América profunda, y 'La audacia de la esperanza' (2006), en la que plantea su filosofía política. Los derechos de autor de ambas publicaciones han hecho de Obama una persona millonaria.
Cuando el año pasado decidió presentarse a las primarias demócratas, los sondeos le situaron pronto en segundo lugar, aunque nada parecía indicar que lograría arrebatar el puesto a la senadora por Nueva York Hillary Clinton, hoy futura secretaria de Estado. Sin embargo, su lema de "un cambio en el que podemos creer"y "el cambio que necesitamos", pero sobre todo su ya famoso "Yes, we can"(sí, podemos) hicieron cambiar de idea a los votantes.
Padre de dos hijas de 10 y 7 años, Malia y Sasha, Obama se declara cristiano y amante del baloncesto y la música, siendo sus artistas preferidos Miles Davis, Bob Dylan o Stevie Wonder, pero también Johan Sebastian Bach. Entre sus películas favoritas citadas en su perfil de 'Facebook' figuran 'Casablanca' y 'El Padrino', mientras que entre sus libros favoritos apunta, entre otros, a la Biblia, 'Moby Dick' o las tragedias de Shakespeare.