Casi la mitad de la sociedad en contra

Los grupos provida han pedido a la cúpula del PP una respuesta más enérgica contra la ley del Gobierno.

Casi la mitad de la sociedad en contra
Casi la mitad de la sociedad en contra

La mayoría de las mujeres españolas no quiere una ley del aborto «radical, extremista e ideológica» como la aprobada ayer en el Consejo de Ministros, dijo ayer el portavoz de la plataforma Derecho a Vivir, Ignacio Arsuaga. El 43,1% rechaza la ley de plazos, frente a un 34,3% que está de acuerdo. Es la principal conclusión de un sondeo de Sigma 2 entre un millar de personas mayores de 18 años encargado por la plataforma que constata, además, que «no hay demanda social» de la norma que ya ha visto la luz.Los hombres tienen una visión diferente y con ellos la tendencia se invierte: el 39,1% la apoya, frente a un 37,9 que la rechaza. Pero lo cierto es que, en el conjunto de la sociedad, son más los que no quieren la ley del Gobierno (el 40,5%, mientras que un 36,7% da el visto bueno). Ni siquiera entre los votantes socialistas hay unanimidad sobre esta cuestión. Uno de cada cuatro se opone a una ley de plazos, un porcentaje que es considerablemente mayor entre el electorado del Partido Popular ya que el 73,3% rechaza el aborto libre en un régimen de plazos. Arsuaga se apoyó ayer precisamente en este último dato para demandar del PP «un posicionamiento más firme y activo, especialmente de su cúpula». Norma «machista»Arsuaga tachó de «machista» la ley «porque deja a las mujeres más solas que nunca a la hora de decidir ante un embarazo inesperado, mientras que los hombres se desentienden del aborto» y criticó la «campaña de silencio emprendida por el Gobierno para aprobar una ley sobre la que la mayoría se posiciona en contra». La plataforma tiene previsto iniciar la semana que viene una ronda de contactos con todos los grupos políticos y ha iniciado una campaña con tres autobuses en contra del aborto. Uno de ellos viajará hasta el pueblo de la ministra de Igualdad, en Alcalá de los Gazules (Cádiz), donde está prevista una protesta contra el aborto el sábado. Y eso a pesar de que el número dos de la Junta de Andalucía ha pedido a la plataforma que no se manifieste «porque le parece una provocación», comentó Arsuaga.A la plataforma Derecho a Vivir se unieron ayer otras voces discordantes con la ley del Gobierno. La Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen) recomendó ayer a los facultativos que traten un caso de interrupción voluntaria del embarazo en jóvenes de 16 a 18 años que busquen el consentimiento de los padres, a pesar de que el proyecto de ley no lo exige. El presidente de la Federación Internacional de Médicos Católicos (FIAMC), José María Simón, tachó de «broma macabra» que el Gobierno hable de la interrupción del embarazo como una «decisión libre e informada» y advirtió de que la única solución humana «es ayudar a las madres a serlo y a las niñas a que sean madres cuando toque», informa Ep. El presidente del Foro Español de la Familia, Benigno Blanco, calificó la reforma de «solución cobarde y negativa para la salud pública» y expresó su deseo de que el texto «nunca llegue a convertirse en ley». Por eso animó «intensamente» a la sociedad española a oponerse «por todos los medios a esta norma». «La ley no es equilibrada, sino profundamente radical, y tampoco ha sido consensuada, sino que ha sido una imposición del "lobby"abortista al Gobierno y se han despreciado olímpicamente todas las opiniones moderadas científicamente asentadas expuestas en estos meses».Cronología de la Ley del Aborto- En octubre de 1983, el Congreso aprobó el proyecto de ley por el que se despenalizaba, en parte, la interrupción del embarazo. No entraría en vigor hasta dos años después, el 5 de julio de 1985, cuando la Ley Orgánica 9/1985 reformaba el atículo 417 bis del Código Penal, una vez que el Tribunal constitucional resolvió un recurso contra esta iniciativa legislativa. - Con ella, se despenalizó el aborto en las primeras doce semanas en el supuesto de violación, hasta 22 en el caso de riesgo de malformaciones en el feto y sin límite si el embarazo suponía un riesgo para la salud física y mental de la madre. - La cifra anual de abortos ha crecido de forma continua: en 1998, se practicaron 53.847 interrupciones; en 2004, 84.985 y en 2007, 112.138. se abre el debate- Los casos de las clínicas abortistas de Madrid y Barcelona iniciaron el debate sobre la reforma de la ley. Éstas practicaron abortos ilegales, sin límite temporal y acogiéndose al supuesto de la salud psíquica y física de la madre. - Surgieron dos líneas de opinión: una a favor de incluir ciertas restricciones y otra que apostaba por una ley de plazos que autorizara el aborto libre durante las primeras semanas. primeros cambios- Tras una iniciativa de PSOE, IU, ERC e ICV, se creó en octubre de 2008 una subcomisión parlamentaria que estudió la modificación de la ley. Sus conclusiones fueron utilizadas por la Comisión de Igualdad, que proponía la interrupción del embarazo sin alegar motivos durante un periodo determinado y que las mayores de 16 años pudieran abortar sin el consentimiento paterno. - El Comité de Expertos del Ministerio de Igualdad mantuvo su posición frente a las menores y recomendó el aborto libre hasta las 14 semanas y hasta la 22 en caso de peligro para la madre.