Cerca de 70 poblaciones vascas sin luz o con problemas en el suministro

Cerca de 70 poblaciones del País Vasco han amanecido hoy sin luz eléctrica o con problemas de suministro debido al ciclón que afecta al País Vasco desde primeras horas de esta madrugada, según ha informado el departamento vasco de Interior.

El Centro de Coordinación de Emergencias SOS Deiak del Departamento de Interior del Gobierno Vasco ha contabilizado desde la medianoche 369 incidencias por efecto del viento, ninguna de ellas referida a daños personales, y se han registrado vientos de hasta 167 kilómetros por hora y olas de 14 metros frente a la costa vasca.
La consecuencia más destacada del ciclón ha sido la evacuación a las dos de la madrugada de 60 personas residentes en un grupo de casas del barrio Sarratu, en Basauri (Vizcaya), que han sido trasladadas a un colegio por los servicios de emergencias tras llevarse el viento el tejado de su edificio. Además, cuatro personas han debido ser evacuadas de dos caseríos en la localidad vizcaína de Balmaseda al verse afectados los edificios por el viento. Hasta las 06.30 horas de la madrugada, los operadores de los servicios del servicio coordinador de emergencias han atendido 1.100 llamadas al teléfono 112 (193 en Álava, 612 en Vizcaya y 295 en Guipúzcoa), cuatro veces más comunicaciones que en una jornada habitual.
A primera hora de esta mañana los principales problemas parecen derivados de la falta de suministro eléctrico. En Guipúzcoa son una veintena de localidades afectadas en distinto grado, entre ellas Beasain, Bergara, Tolosa, Deba, Elgoibar y Hondarribia. En Vizcaya son 24 los municipios con diferente grado de afección por falta de fluido eléctrico, entre ellos Bilbao -en barrios como Deusto, Txurdinaga o Casco Viejo-, Zeberio, Orozco, Orduña, Mungia y Sopelana. En Álava hay 9 municipios sin luz y otros 13 con afección parcial, entre los que figura Amurrio. La compañía Iberdrola confía en reparar una parte de esas averías en pocas horas.
El metro de Bilbao tampoco circulaba a primera hora de la mañana debido a una caída de tensión, mientras que también ha quedado interrumpida la circulación de trenes de FEVE, tanto la línea de cercanías Bilbao-Balmaseda como la línea a Santander, debido a la falta de fluido eléctrico y a la presencia de objetos caídos en la vía. El resto de incidencias registradas consisten principalmente en caídas de árboles o ramas, vallas de obras, semáforos, señales de tráfico, parte de fachadas y contenedores.
El ciclón, que ha motivado la activación por parte del departamento de Interior del Plan de Protección Civil de Euskadi, ha generado rachas de viento de 167 kilómetros por hora en La Garbea, 160 en Jaizkibel, 158 en el monte Oiz, 155 en el Puerto de Bilbao, 154 en Bermeo, 144 en Orduña, 115 en Vitoria y 101 en Bilbao. En el mar, la boya ubicada en Matxitxako ha efectuado mediciones de altura de ola de hasta 14 metros, 12 metros en San Sebastián y 8,2 en el puerto guipuzcoano de Pasaia. El departamento de Interior ha prohibido por prevención el tráfico de transporte pesado -vehículos de más de 7.500 kilos- en todo el País Vasco, por lo que la Ertzaintza está parando ese tipo de tráfico. Además, para prevenir accidentes por el oleaje se ha cerrado el tramo de la N-634 entre Zarautz y Zumaia. La Mesa de Crisis sigue reunida en la sede de SOS Deiak Vizcaya, al igual que sendas Mesas técnicas en las sedes de Álava y Guipúzcoa, mientras que en las próximas horas se espera continúe aun la afección por viento y oleaje.