Construcción y banca siembran de pánico la Bolsa española

La Razón
La RazónLa Razón

Apenas 15 días han sido suficientes para que el Ibex perdiera con creces en este comienzo de año todo lo ganado en 2007, en concreto, un 8,15 por ciento. El selectivo del mercado madrileño sufrió este martes un desplome del 3,37 por ciento hasta los 13.945,20 puntos, el mayor batacazo desde mediados de agosto del pasado año y el mayor recorte entre sus pares europeas. La apertura bajista de Wall Street, tras la admisión, por parte de Citigroup, de que perdió 9.830 millones de dólares (unos 6.600 millones de euros) en el cuarto trimestre por la crisis de las hipotecas «subprime» y los flojos datos económicos conocidos al otro lado del Atlántico, terminaron por dar la puntilla al mercado español en una jornada en la que se confirmó el mal dato de IPC de 2007 y en la que los valores del ladrillo fueron las principales víctimas.
El Indice General de la Bolsa de Madrid recortó un 3,25 por ciento hasta los 1.504,57 enteros, por encima de las caídas experimentadas por el resto de plazas europeas, que cambiaron las subidas del inicio de la sesión por los números rojos tras conocer las malas noticias procedentes de Estados Unidos, que confirman los peores previsiones sobre el impacto de la crisis de las hipotecas de alto riesgo en las entidades financieras y avivan el fantasma de la recesión. La revisión a la baja de los beneficios del primer banco del mundo, Citigroup, que ganará este año un 83 por ciento menos por el impacto del estallido de las «suprime» y los flojos datos economímicos en Estados Unidos llevaron el miedo los mercados europeos.El Cac-40 parisino se dejó un 2,83 por ciento, el FTSE-100 de Londres retrocedió un 3,06 por ciento, al tiempo que el Dax de Fráncfort perdió un 2,14 por ciento.

Batacazo el ladrillo
 Con excepción de Inditex, que continuó su particular calvario bursátil con un batacazo del 8,83 por ciento, el mayor del selectivo, el sector del ladrillo se llevó la peor parte, con caídas que alcanzaron el 7,94 por ciento en el caso de Sacyr Vallehermoso. Los datos del sector no invitan al optimismo. Como prueba, el montante de las transacciones inmobiliarias en Europa se redujo un 13 por ciento durante el pasado año y unas 700 franquicias inmobiliarias españolas tuvieron que echar el cierre el pasado año. Por si fuera poco, el director de la Oficina Económica del Presidente, David Taguas, aseguró la desaceleración provocará la desaparición de unos 300.000 empleos en el mercado de la vivienda en los dos próximos años. Con este panorama, Ferrovial recortó un 6,51 por ciento, FCC se dejó un 5,10 por ciento mientras que ACS recortó un 4,17 por ciento. Inmobiliaria Colonial salió mejor parada, con una del 1,49 por ciento tras declarar que Credit Agricole controla un 3,528% del capital de la compañía.
En la parte baja de la tabla se situó también Bankinter, con un descenso del 7,68 por ciento tras recibir una mala recomendación de un banco de inversión, Los grandes de la banca, acabaron también con recortes, más acusados en el caso del Santander que, rebotado por los problemas del Sovereing en Estados Unidos, retrocedió un 3,85 por ciento hasta los 13 euros. Mientras, el BBVA se dejó un 3,40 por ciento, caídas que fueron más acusados en otros valores de la banca mediana como el Popular (-4,24 por ciento), Banesto (- 4,97) y el Sabadell (-3,97 por ciento).
En el sector energético, Repsol-YPF volvió a situarse en la parte baja de la tabla, con un descenso del 3,56 por ciento, Iberdrola cedió un 3,09 por ciento y Gas Natural un 2,26 por ciento. Endesa recortó un 1,23 por ciento el día en el que la clase política y empresarial reaccionó a la noticia de que su ex presidente, Manuel Pizarro, irá como número dos del PP en las listas por Madrid. Telefónica tampoco escapó a la sangría y bajó un1,93 por ciento.
Sólo un valor se salvó de la quema: Aguas de Barcelona, con una mínima ganancia del 0,07 por ciento. En el mercado de divisas, el euro cotizó a la baja y se alejó del nivel de los 1,49 dólares, mientras que en el de materias primas, el petróleo se dio una tregua, se abarató cerca de un dos por ciento y cotizó en el entorno de los 91 dólares por barril de Brent.