Actualidad

Cospedal insiste en que «estono es Filesa»

Rajoy lanza desde Barcelona un decálogo de propuestas centradas en las pymes y los autónomos.

BARCELONA- Al PP no le impresiona que sus adversarios políticos y mediáticos estén intentando endosarle un escándalo de corrupción a propósito de las investigaciones judiciales del «caso Gürtel», las cuales implican al tesorero del Partido Popular, Luis Bárcenas, y al eurodiputado Gerardo Galeote, ambos aforados. Mariano Rajoy sentenció que «nadie puede probar que no son inocentes» y, ayer, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, también se quiso expresar con contundencia. «Pese a lo que muchos querrían, esto no es Filesa», afirmó desde Barcelona, donde el partido celebró unas jornadas que reunieron a los presidentes provinciales.
La número dos del PP quiso neutralizar así las acusaciones que está sufriendo el partido y, sobre todo, marcar distancias con el caso de corrupción que desgastó al PSOE durante el gobierno de González. De Cospedal opina que con estas imputaciones del «caso Gürtel» se intenta desestabilizar a su formación. «Es un momento bueno del partido, que puede parecer desde fuera complicado pero que no lo es porque hay que diferenciar los ataques que estamos recibiendo de lo que es el Partido Popular», dijo la secretaria general, que, eso sí, quiso dejar claro que la dirección actuará «en consecuencia con aquellas personas que no se portan como se tienen que portar».
Medidas anticrisis
Rajoy tomó el relevo para clausurar las jornadas, y lo hizo para poner el acento en cómo superar la crisis. El presidente del PP celebró que la reunión del G-20 en Londres haya servido para tomar decisiones, pero subrayó que «el Gobierno no puede esperar a que el mundo arregle los problemas de la economía española».
En este punto, Rajoy lanzó un decálogo de medidas destinadas a Pymes y autónomos. En síntesis, están centradas en combatir la morosidad, bajar impuestos (Sociedades al 20 por ciento), facilitar el acceso al crédito, rebajar las cotizaciones sociales de los autónomos y aumentar sus oportunidades de trabajo. El PP las llevará al Congreso con la intención de que el Gobierno las asuma y así pueda reorientarse la política económica, que tachó de «esperpéntica».
El líder del Partido Popular mostró su apoyo a la reunión del G-20, aunque lanzó un comentario envenenado. «Un gobierno se puede hacer fotos, pero su principal obligación es gobernar y tomar decisiones». Señaló, en este sentido, que es imprescindible acometer reformas en ámbitos como la Justicia, la educación, la energía y las pensiones.
Sin abandonar el tema de la crisis, Rajoy se refirió a los pronósticos del Banco de España, que auguró un aumento del déficit público de hasta el 8 por ciento, un dato que no sólo «preocupa» el líder del PP, sino que le parece «un disparate». Con el objetivo de evitar un endeudamiento masivo del Estado, Rajoy reclamó al Gobierno «austeridad».


El PPE defiende sus contratos con Correa
El grupo del Partido Popular Europeo (PPE) en la Eurocámara no encuentra irregularidades en los contratos que firmó con empresas de la trama de Francisco Correa cuando Gerardo Galeote era el líder de los eurodiputados españoles en la formación. Según explicaron fuentes del grupo, sus servicios financieros revisaron durante el día de ayer sus archivos y constataron que «todos los gastos están perfectamente acreditados», informa Efe. Además, aprovecharon para subrayar que Galeote «no tenía nada que ver» con la contratación de esas empresas para diferentes actos y que sólo intervino en uno con varios altos cargos del PP. Mientras, el grupo parlamentario popular anunció ayer que el diputado Benjamín Martín Vascos –que presentó su dimisión el jueves– será sustituido después de Semana Santa de su cargo de portavoz en la Asamblea de Madrid.