Asia

Cuarenta candidatos aspiran a suceder a Karzai tras las elecciones presidenciales de agosto

La Comisión Electoral de Afganistán publicó hoy la lista definitiva de los candidatos que pretenden, una vez celebradas las elecciones presidenciales del próximo 20 de agosto, convertirse en el sucesor de Hamid Karzai, que aspira a la reelección.
Entre sus principales rivales se encuentran dos ex integrantes de su Gobierno, el ex ministro de Asuntos Exteriores Abdulá Abdulá y el ex titular de la cartera de Finanzas Ashraf Ghani. También figuran en la lista dos mujeres, varios antiguos miembros delEjecutivo e incluso un ex comandante talibán que hasta ahora era diputado. Tres candidatos poco conocidos fueron rechazados esta semana.
La publicación de la lista oficial pone fin al periodo de registro, durante el cual Karzai recibió el apoyo de líderes de etnias y dirigentes regionales mientras sus oponentes no lograban unirse. Esto indica un cambio a mejor para el presidente, que hasta hace sólo unos meses proyectaba una imagen de debilidad tanto dentro como fuera de Afganistán. Karzai gobierna desde la expulsión de los talibán del poder en 2001, y en 2004 ganó los primeros comicios del país.
Sin embargo, ha recibido algunas críticas por designar a un ex líder guerrillero como candidato a una de las Vicepresidencias. Mohamad Qasim Fahim, que se convertiría en primer vicepresidente si Karzai ganase las elecciones, ha sido acusado por grupos de Derechos Humanos y por diplomáticos occidentales de cometer abusos contra los derechos durante 30 años de guerra.
La campaña electoral comienza oficialmente el próximo lunes y finalizará dos meses después. La ONU está ayudando a organizar los comicios, y los países occidentales donantes, muchos de los cuales tienen tropas desplegadas en Afganistán para combatir a los talibán, van a aportar 223 millones de dólares, según indicó el jefe de la Comisión Electoral, Azizulá Ludin, al anunciar la lista de candidatos.
Los talibán aseguran que las elecciones son una farsa y han prometido llevar a cabo una campaña de violencia durante los próximos meses. Por ello, Estados Unidos y otros países aliados están enviando
a Afganistán miles de soldados adicionales para establecer un ambiente de seguridad en los comicios.
Actualmente hay unos 90.000 militares extranjeros destacados en el país centroasiático y Estados Unidos va a duplicar sus efectivos --de los 32.000 que tenía a finales de 2008 a los 68.000 que tendrá a finales de 2009--. Otros países suman aproximadamente 30.000 soldados.