De la Vega avisa a Ibarretxe de que su decisión «partidaria» no frenará al PSE

Nueva Delhi- La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, advirtió ayer al lehendakari, Juan José Ibarretxe de que su decisión «partidaria» de hacer coincidir las elecciones vascas con las gallegas para intentar frenar al PSE será un «esfuerzo inútil». Fernández de la Vega expresó esa opinión en la conferencia de prensa que ofreció en Nueva Delhi durante la primera jornada de su visita oficial a la India al ser preguntada por el anuncio del lendakari de que las elecciones al Parlamento vasco serán el 1 marzo y si esa decisión había sorprendido al Gobierno. Aunque expresó su respeto por el hecho de que es una decisión que le compete a los presidentes autonómicos y recalcó que al Ejecutivo «ni le sorprende ni le deja de sorprender», sí comentó a renglón seguido que «es verdad que puede dar la impresión de que la premura de Ibarretxe responde más a intereses partidarios que de los ciudadanos porque los sondeos no le son favorables». A su juicio, lo que puede pretender es «tratar de frenar el ascenso del Partido Socialista de Euskadi», aunque se mostró convencida de que es «un esfuerzo inútil porque los ciudadanos piden y quieren el cambio en Euskadi». Y para la vicepresidenta, cuando los ciudadanos quieren un cambio y creen en él, se convierten en una «fuerza imparable», como dijo que se pudo constatar en España hace cinco años con la victoria de José Luis Rodríguez Zapatero, y en noviembre en Estados Unidos con el triunfo de Barack Obama. «La fuerza del cambio es imparable», insistió la vicepresidenta primera del Gobierno. Mensaje de tranquilidad La vicepresidenta también hizo referencia al nuevo modelo de financiación autonómica que ultima el Gobierno estos días para dar un mensaje de tranquilidad. De la Vega considera que las reticencias que mantiene Cataluña forman parte de la negociación, y augura que será posible un acuerdo sobre ese modelo antes de que acabe enero. La vicepresidenta señaló que esa actitud «forma parte de la vida», «de las negociaciones», y subrayó que se ha avanzado muchísimo para llegar a un acuerdo y así lo han expresado tanto los representantes catalanes como la mayoría de los presidentes autonómicos.