Demasiadas orejas al desolladero

- Alicante. 7ª de la Feria de Hogueras. Novillos de la ganadería de Los Chospes, terciados y nobles. Un cuarto de entrada.- Juan Pablo Sánchez, de azul marino y oro, pinchazo, casi entera, descabello, aviso (ovación); tres pinchazos, entera, descabello (silencio).- Alejandro Esplá, de purísima y oro, entera (oreja); tres pinchazos, entera, aviso (ovación). - Pablo Lechuga, de corinto y oro, dos pinchazos, entera (silencio); tres pinchazos, entera (silencio).

La novillada con la que la Feria de Hogueras enfiló su recta final no fue aprovechada por la terna actuante que no sacó partido de un encierro de Los Chospes de muy terciada presencia pero noble, repetidor y bonancible. Con todo, gustaron las maneras del mexicano Juan Pablo Sánchez, que demostró que su inclusión en esta feria no fue un mero capricho.Juan Pablo Sánchez brindó a Luis Francisco Esplá la muerte de su primer novillo, muy justo de fuerzas pero noble y bondadoso. Lo llevó siempre muy templado y con suavidad, y demostró muy buenas maneras y valor. Se quedó quieto y se pasó muy cerca a su oponente, levantándose enrabietado y sin mirarse cuando llegó la voltereta. Confirmó la buena impresión causada con el cuarto echándose enseguida la muleta a la zurda aunque, llevado por sus ganas, pecó de torear demasiado encima del novillo que terminó protestando. Cuando se alejó, los muletazos salieron con más fluidez aunque lo estropeó todo con la espada.Alejandro Esplá recibió con dos faroles de rodillas al segundo y tiró de repertorio con la capa antes de resolver una faena que comenzó con algún barullo, pero que se fue desarrollando luego con pulcritud aunque también con cierta dosis de frialdad. Echó la cara arriba y cabeceó con brusquedad el quinto, dándole más de un susto y algún que otro golpe sin que por ello se arrugase el nuevo Esplá. No pudo acabar de dominar al de Los Chospes ni sacar nada positivo.Pablo Lechuga toreó con muchas prisas al primer novillo de su lote, más pegajoso y con algo de genio aunque en modo alguno complicado, dándole muchos tirones y con cierta brusquedad, sin aclararse ni, mucho menos, acoplarse con él. Estuvo más decidido y firme con el sexto aunque tampoco logró armar una faena de menos a más. El novillero puso ganas y voluntad.