Descubren porqué sentimos empatías por otras personas

Si usted encuentra que, de pronto, siente una conexión especial con alguien desconocido puede atribuirlo a la actividad de una región del cerebro donde residen las recompensas y la euforia, según un artículo que publica hoy la revista Science. Dean Mobbs, del Consejo de Investigación Médica en Cambridge (Reino Unido), y Luca Passamonti, del Consejo Nacional de Investigación en Cosenza (Italia), encabezaron un grupo de investigadores que estudió las áreas del cerebro que intervienen en la empatía entre las personas. Los investigadores recurrieron a los juegos de competencia que son tan populares en la televisión para analizar por qué poseemos una tendencia inherente a alegrarnos cuando vemos ganar a extraños, con los que no tenemos relación alguna y cuando es evidente que no obtendremos ganancia económica. Sobre el modelo de esos juegos, los investigadores hicieron que un grupo de voluntarios vieran dos películas de personas diferentes que describían sus puntos de vista personales, sociales y éticos. Uno de ellos dio puntos de vista agradables y aceptables, en tanto que otro expresó actitudes que disgustaron a los voluntarios. Luego los investigadores observaron los cerebros de los voluntarios mientras estos miraban la competencia de las dos personas en el juego, donde el ganador recibía un premio en dinero efectivo. Para su estudio escanearon imágenes de resonancia magnética para ubicar las áreas del cerebro asociadas, en primer lugar, con la percepción de otra persona como similar a uno mismo, y luego, el sentimiento placentero acerca de los logros de esa persona. Mobbs y su equipo observaron que, cuando el voluntario veía que la persona con la cual más simpatizaba ganaba el juego, se activaba el estriado ventral, una región del cerebro involucrada en la experiencia de recompensa o euforia. Esa misma región se mostró activa cuando los voluntarios participaron en el juego ellos mismos y cuando ganaron. Los investigadores vieron luego que otra región del cerebro, la corteza cingulada ventral anterior, implicada en los sentimientos relevantes para el "sí mismo", también se mostraba activa y correlacionada positivamente con el estriado ventral. A la luz de estos resultados, los investigadores indican que la corteza cingulada ventral anterior modula los sentimientos positivos acerca de "sí mismo", y luego los transmite al estriado ventral para que se exprese el sentimiento de recompensa o euforia cuando vemos ese "sí mismo"en otras personas.