Detenidas cinco personas entre ellos tres anticuarios por la venta de obras de arte robadas

La Guardia Civil ha recuperado casi un centenar de pinturas y esculturas religiosas de entre los siglos XVII y XX

En una operación relacionada con el patrimonio histórico, la Guardia Civil ha desarticulado una red que supuestamente se dedicaba al robo y comercialización de obras de arte. Además, ha detenido a cinco personas, tres de ellas anticuarios, y todos miembros de una misma familia valenciana. Para vender las obras de arte sustraídas, los detenidos exponían las obras robadas en casas antiguas y explicaban a los potenciales compradores que los objetos pertenecían a la familia que residía en la vivienda y que se desprendían de ellos por motivos económicos. En esta operación, los agentes han recuperado 90 pinturas y esculturas religiosas datadas entre los siglos XVII y XX. La operación, denominada 'Mare Nostrum', se inició después de que se sustrajeran 15 pinturas al óleo y otros objetos en una casa palacio de la localidad alicantina de Beneixama. Con los indicios obtenidos tras este robo, los investigadores centraron sus sospechas en un grupo de vecinos de Xátiva (Valencia), que contaban con un "amplio"historial delictivo por robos de obras de arte, según la Guardia Civil. Durante varios meses, los agentes vigilaron de manera discreta a estos sospechosos. Así, pudieron comprobar que, a diario, realizaban desplazamientos por las comunidades autónomas de Valencia, Murcia y Castilla La Mancha en busca de casas de campo señoriales, en las que pudiera haber obras de arte o antig~edades. Posteriormente, para realizar los robos y trasladar los objetos sustraídos, los detenidos pedían a personas de su entorno furgonetas y otros medios de transporte. Y cuando querían vender alguna de estas obras de arte a determinados coleccionistas, contactaban con propietarios de pisos o casas con decoración antigua, a los que les ofrecía una determinada cantidad de dinero a cambio de poner los objetos entre la decoración habitual de sus hogares.

VENTA EN ANTICUARIOS Una vez que tenían colocadas las obras de arte en la vivienda, les explicaban a los interesados que los objetos pertenecían a la familia que residía en la vivienda y que, por necesidades económicas o repartición de una herencia, querían vender la piezas en cuestión. Para dar una "mayor apariencia de legalidad", en otras ocasiones realizaban la venta a coleccionistas a través de un negocio legal, usando como intermediarios a una familia de anticuarios de Valencia, que era la que finalmente comercializaba con la mercancía robada. En el trascurso de la operación, la Guardia Civil realizó 13 registros, todos ellos en propiedades de los detenidos y coleccionistas. De esta manera, los agentes pudieron recuperar 90 pinturas y esculturas religiosas datadas entre los siglos XVII y XX, entre ellas obras firmadas por Jusepe de Ribera Español, apodado como 'Españoleto', Y Francisco de Herrera, 'El Viejo'. Para venderlas, Con este dispositivo, la Guardia Civil ha logrado esclarecer numerosos robos cometidos entre los años 1991 y 2008, en las provincias de Alicante, Valencia, Murcia y Valladolid. Actualmente, los investigadores continúan con el cotejo de las obras de arte intervenidas con las que figuran como sustraídas en las distintas bases de datos.