El ahorro de las familias sube 51 puntos hasta el 96% de su renta disponible

La tasa de ahorro de los hogares e instituciones sin ánimo de lucro aumentó hasta el 9,6 por ciento de su renta disponible en el tercer trimestre de 2008, 5,1 puntos más que en el mismo período de 2007 y un nivel que no se alcanzaba en este período desde 2003, cuando fue del 9,8 por ciento.

Según los datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la crisis económica ha provocado que los ciudadanos incrementen su tasa de ahorro, por lo que la renta disponible del sector alcanzó los 176.359 millones, el 10,4 por ciento más que en el mismo período de 2007.
Al aumento de la renta disponible contribuyeron la subida de las rentas primarias, que fue del 5,2 por ciento y el crecimiento del 4,4 por ciento en la remuneración de los asalariados.
Además, las rentas de la propiedad recibidas se incrementaron un 5,7 por ciento, mientras que las pagadas lo hicieron el 17,3 por ciento.
En los últimos cuatro trimestres móviles, (del cuarto de 2007 al tercero de 2008, ambos incluidos) la tasa de ahorro repuntó -por segundo trimestre consecutivo- hasta el 11,9 por ciento de la renta disponible, 1,1 puntos más que en el período precedente.
En cuanto a la utilización de la renta disponible de estos sectores industriales -que incluye hogares, sociedades no financieras, administraciones públicas e instituciones financieras-, el INE destaca que el gasto en consumo final de los hogares creció a un ritmo inferior (el 4,7 por ciento) que la renta disponible, por lo que el ahorro aumentó el 139,1 por ciento, hasta los 16.889 millones de euros, 9.825 millones más que en el mismo trimestre de 2007.
El ahorro de los hogares unido al saldo positivo de 500 millones de euros por las transferencias netas de capital percibidas no fueron suficientes para financiar la inversión del sector, que alcanzó los 21.584 millones en este trimestre (el 12,8 por ciento menos).
Así, la necesidad de financiación de los hogares fue de 4.195 millones (el 1,6 por ciento del PIB trimestral), un saldo 5,1 puntos mejor que el registrado hace un año y que no se alcanzaba desde el año 2005.
En cuanto a las sociedades no financieras, su renta disponible aumentó en términos relativos casi nueve veces más que el mismo trimestre de hace un año y alcanzó los 9.902 millones de euros, debido sobre todo a la disminución del 32,7 por ciento en el impuesto sobre sociedades pagado por el sector y al aumento del 7,7 por ciento del saldo de las rentas primarias.
Dicha renta disponible, unida al saldo positivo de 2.963 millones por transferencias de capital netas recibidas no fue suficiente para financiar la inversión del sector, que ascendió a 33.867 millones.
Como consecuencia, la necesidad de financiación de las sociedades no financieras fue de 21.002 millones, el 8 por ciento del PIB trimestral.
Por su parte, la renta disponible de las Administraciones Públicas se redujo un 22,9 por ciento, hasta los 55.813 millones, debido a la disminución de los impuestos netos recibidos (el 21,7% menos); al menor volumen de cotizaciones recibidas (crecen un 3,7%) que de prestaciones sociales pagadas (13,6%) y al menor saldo neto de transferencias corrientes pagadas. En cambio, el gasto del sector aumentó el 10,2 por ciento, por lo que el ahorro se redujo hasta los 8.436 millones de euros.
Este ahorro, reducido en 2.780 millones por el saldo de transferencias de capital pagadas, no ha sido suficiente para financiar la inversión de las Administraciones Públicas, por lo que tuvieron una necesidad de financiación de 3.071 millones, el 1,2 por ciento del PIB del trimestre.
Con respecto a las instituciones financieras, su renta disponible aumentó el 60,1 por ciento, hasta los 8.866 millones, debido al aumento en 3.794 millones del saldo neto de las rentas de la propiedad percibidas, al menor montante del impuesto sobre sociedades pagado (el 9,6% menos) y a la disminución del excedente de explotación (el 11,8% menos).
La renta disponible del sector, disminuida por un montante de 306 millones debidos al ajuste en la participación de los hogares en los fondos de pensiones y de 97 millones en transferencias de capital, fueron suficientes para financiar la inversión y para que obtuviera una capacidad de financiación de 6.055 millones, el 2,3 por ciento del PIB trimestral.
Como resultado de la actuación de todos los sectores industriales, la economía española tuvo una necesidad de financiación frente al resto del mundo de 22.213 millones (el 8,5 por ciento del PIB trimestral), 3.428 millones menos que en el tercer trimestre de 2007.