El Chelsea echa al Arsenal de la FA

Madrid- Didier Drogba marcó el 2-1 y el Arsenal se queda fuera de la Copa Inglesa. Un duro castigo para los de Arsene Wenger, que dominaron el encuentro en Wembley, impusieron su estilo de juego, liderado por Cesc, y sólo perdieron por la debilidad defensiva de Silvestre y la inexperiencia en la portería del polaco Lukasz Fabianski en uno de los contragolpes del Chelsea, que es a lo que se dedicaron los de Hiddink.La vida tiene ironías. Reconoces un error y al día siguiente se te queda cara de tonto. Como a Wenger, quien en vísperas de semifinales de la «FA Cup» admitía que siete años atrás pudo haber fichado a Drogba por 110.000 euros, cuando militaba en la Segunda División francesa. Sus ojeadores le siguieron en el Le Mans, pero finalmente Wenger pensó que no estaba preparado para la «Premier». Lo admite, se equivocó viendo lo que hoy en día es Drogba; horas después de rasgarse las vestiduras, es precisamente el protagonista de su confesión quien echa al Arsenal.Marcaron primero los «gunners», por medio de Walcott, que se vio favorecido en su remate con la derecha del rechace en la mano de Cole que despistó a Cech (min.18). Reaccionó bien el Chelsea que, tras ocasiones de Malouda, Lampard y Drogba, empató (min. 33) con un tanto de bella factura. Controló Malouda un pa-se en largo con la pierna izquierda y, escorado, chutó con la derecha ajustado al palo.En la segunda parte la velocidad del Arsenal y el toque le dieron el dominio. Le faltó pegada. El togolés Emmanuel Adebayor y el holandés Robin van Persie no hicieron buenos los centros continuos de Theo Walcott. Se esperaba la llegada de la prórroga en el momento en el que un centro medido de Lampard y la velocidad de Drogba, que dejó tirado al guardameta Fabianski en el mano a mano, decidieron la primera semifinal. Ya no había margen de maniobra. Hoy, en Wembley, el nuevo templo del fútbol inglés, les toca el turno a Manchester United y Everton para dirimir el otro rival de la final del 30 de mayo.Es la segunda remontada del Chelsea en una semana. La primera le metió en semifinales de Liga de Campeones, en donde se medirá al Barça; la de ayer, en la final de la FA. El Chelsea, como el Barça (y quizá el Manchester, hoy lo sabremos), aspira a la tripleta.