El déficit llegará al 8% a pesar de la subida de impuestos

Madrid- El Gobierno aprobó ayer el objetivo de estabilidad presupuestaria para el periodo 2010-2012 que recoge un déficit de las Administraciones Públicas (Estado, CC AA, ayuntamientos y Seguridad Social) del 7,9% (86.900 millones de euros) del PIB para 2010, y una caída del crecimiento económico del 3,6% para ese mismo año y del 0,3% para 2010. No será hasta 2011 cuando la economía vuelva a crecer, previsiblemente un 1,8%. Estas cifras empeoran las previsiones que el Gobierno presentó en enero y en los que fijaba una recuperación de la economía para el próximo año con un crecimiento del 1,2% y un decrecimiento del 1,6% este año. La ministra de Economía, Elena Salgado, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, calificó estas previsiones de «realistas» e incluso «más negativas» que las fijadas por la Comisión Europea. El Gobierno anunció además que presentará a las comunidades autónomas y ayuntamientos una previsión de déficit para 2010 del 2% y 0,4% respectivamente, mientras que para el Estado ha fijado un déficit mayor, del 5,7% del PIB, que se reducirá hasta el 3,5% en 2011 y al 2% en 2012, números rojos que Salgado atribuyó a los «efectos de la crisis» y a las «medidas de estímulo fiscal» adoptadas para reactivar la economía y el empleo. Ya este año 2009 las medidas anticrisis elevarán el déficit del Estado al 8,1% del PIB, avanzó Salgado. Sólo la Seguridad Social presentará superávit este año y el próximo del 0,2%. La ministra se comprometió a reconducir el déficit público en 2012 y rebajarlo al 3% como establece el Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la Comisión Europea. El escenario de déficit que registran las mismas y el compromiso con la sostenibilidad de las cuentas públicas han llevado al Gobierno a aprobar ayer por Decreto Ley un incremento de los impuestos especiales sobre el tabaco y los hidrocarburos que se trasladará a los precios de los cigarrillos y de la gasolina. Con la subida del impuesto sobre el tabaco el Gobierno espera recaudar 1.222 millones de euros anuales, de los cuales 674 millones irán al Estado y los restantes 548 millones a las CC AA. Por el impuesto sobre hidrocarburos, el Gobierno prevé una recaudación de 1.097 millones, de los cuales 606 millones serán para el Estado y los restantes 591 para las CC AA. El Gobierno presentó también ayer el límite de gasto no financiero del Estado, a partir del cual se comenzarán a elaborar los Presupuestos Generales de 2010, de 182.439 millones de euros, lo que supone un 4,5% menos respecto a lo presupuestado en 2009, en línea con la política de «austeridad» que quiere aplicar el Gobierno para reconducir el déficit, señaló la ministra. El Gobierno prevé también que el consumo caíga un 4,1% en 2009 y el 0,4% en 2010, para recuperarse en 2011 con un crecimiento del 1,2% y del 2,1% en 2012. Asimismo, tanto las exportaciones como las importaciones seguirán estancadas (ver gráfico adjunto) este año para recuperarse a partir de 2010. Respecto al mercado laboral, el Gobierno ha fijado una tasa de paro del 17,9% en 2009, que se elevará al 18,9% en 2010 para bajar al 18,4% en 2011 y al 17,1% en 2012. La ministra Elena Salgado descartó que se vaya a alcanzar los 5 millones de parados. Menos explícita se mostró en cuanto a la posibilidad de subir los impuestos. Según la ministra, el Gobierno «pasará revista a muchas figuras impositivas». Para el portavoz económico del Partido Popular, Cristóbal Montoro, la revisión de las previsiones confirma que los «brotes verdes» que el Gobierno vaticinaba antes de las elecciones europeas del pasado domingo se han convertido en «luces rojas y subidas de impuestos a los españoles».