El Gobierno «más caro» de la historia

La hiperactividad del Gobierno, con olor preelectoral, tiene su réplica cada día en el Partido Popular. No hay tregua. Si ayer la fotografía que dejaba el álbum del Gobierno era la del diálogo social, el líder del principal partido de la oposición, por su parte, se retrataba con jóvenes empresarios. Mientras, el Grupo Popular en el Congreso presentaba un corrosivo balance del primer año de Legislatura de Rodríguez Zapatero. En las elecciones gallegas ya fue eficaz el discurso del «despilfarro» socialista, en parte por la falta de reflejos de Emilio Pérez Touriño y del PSOE para dar réplica a sus acusaciones mirando a otros espejos autonómicos. Y los de Rajoy insisten ahora por este camino en su política de desgaste. Según su informe, éste es el Ejecutivo «con más altos cargos», 547, que implican un gasto anual de 81,33 millones de euros. Y también el «más caro», ya que la nueva estructura puesta en marcha en 2008, sin contar la recién estrenada tercera Vicepresidencia, implica un gasto de 5,1 millones más que la de 2007. Así como el que «más despilfarra»: «644 asesores para Zapatero, 735.000 euros para reformar el Ministerio de Fomento, 64.000 euros para el despacho de la vicepresidenta, 55.000 euros para acondicionar el Ministerio de Igualdad, y 45.000 euros en urinarios para La Moncloa». La portavoz en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, complementó estas cifras con las que, según su partido, confirman la poca productividad del Gabinete socialista: de 85 leyes prometidas, sólo se han presentado tres; de 25 proyectos de ley registrados, doce se derivan de la UE; y de once planes económicos, «ninguno ha dado resultado». «Mientras que el PP ha presentado cerca de 100.000 iniciativas», destacó. Adelantó que las propuestas de su plan contra la crisis, algunas ya debatidas en el Parlamento, empezarán a llegar a la Cámara Baja a partir de la semana que viene. El próximo martes, el Pleno debatirá una proposición no de ley para mejorar la fiscalidad de pymes y autónomos. El PP propone rebajar el Impuesto de Sociedades y la revisión del sistema de módulos, así como la exención del pago del IVA en las facturas que no se han cobrado, especialmente cuando los deudores son las Administraciones Públicas. Los populares tendrán que emplearse en arañar el apoyo de las minorías. De momento, presumen de haber sacado adelante 22 iniciativas en votaciones en Pleno. En el Senado, Pío García Escudero está logrando que funcione el entendimiento con CiU y con PNV para que sean aprobadas las propuestas económicas.