El Gobierno planea otra subida de impuestos

El Grupo Socialista estaba dispuesto a replantearse la deducción de 400 euros en IRPF y los 2.500 de maternidad.

La vicepresidenta segunda y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, afirmó ayer que el próximo año el Gobierno "pasará revista"a todas las figuras impositivas porque consideró imposible reducir el déficit y los impuestos.

Así respondió en la sesión de control al Gobierno en el Senado a la pregunta del senador del PP Francisco Utrera sobre las modificaciones que van a suponer las medidas de reactivación de la economía española en los Presupuestos. Salgado señaló que durante el Gobierno socialista ha bajado la presión fiscal debido a que había superávit en las arcas públicas y que ahora subirá como consecuencia de la peor situación económica. Además, insistió en que el déficit actual es consecuencia de la caída de los ingresos, del aumento del coste en la protección por desempleo y de las medidas anticíclicas en coordinación con la UE.Recordó que España seguirá teniendo unos niveles de endeudamiento veinte puntos inferior a la media de la UE.

Utrera criticó al Gobierno que no haga nada en periodos electorales, poco el resto del tiempo, y que su ineptitud la paguen los ciudadanos. Salgado también respondió a la pregunta del senador del PP Javier Arenas sobre las razones del Gobierno para ocultar las nuevas previsiones económicas hasta después de las elecciones europeas. A este respecto, la vicepresidenta señaló que el Ejecutivo ha hecho las previsiones dentro del plazo estipulado. Asimismo, indicó que el Gobierno desconoce qué es lo que quiere el PP sobre la financiación autonómica y criticó que ahora el partido de la oposición ensalce al ex presidente del Gobierno Felipe González por sus criticas al actual Ejecutivo. En este sentido, ironizó al decir que el PP ha pasado del "váyase señor González a tenerlo en sus oraciones". Arenas afirmó que el Gobierno ha hecho de la mentira su profesión política y añadió que lo peor no es que mienta sino que se equivoca en sus estrategias.

 

El PSOE retira «in extremis» una subioda de impuestos pactada con IU

 

Del acuerdo al desacuerdo en apenas cinco horas. El PSOE registró ayer una enmienda de sustitución por la que alcanzaba un acuerdo con IU-ICV para girar a la izquierda la política fiscal del Gobierno. Más claro: el pacto incluía subidas de impuestos para las rentas altas, modificaciones en la deducción de 400 euros en IRPF, rectificación en la ayuda de 2.500 euros por nacimiento de hijo, mayor gravamen para los futbolistas extranjeros que residen en España… Todo ello iba a ser aprobado en una moción parlamentaria impulsada por el diputado de ICV, Joan Herrera, que anunció el acuerdo, en rueda de prensa, sobre las doce de la mañana. Antes de la seis de la tarde, el secretario general del Grupo Socialista, Eduardo Madina, anunciaba la retirada de la enmienda. ¿Motivos? Uno: IU-ICV no garantizaba su voto afirmativo a la aprobación del techo de gasto de los Presupuestos para 2010 a cambio del pacto fiscal. Lo más que ofrecía el grupo de Gaspar Llamazares era la abstención. Dos: el eco mediático de la medida hizo que el PSOE reconsiderara lo dicho y escrito negro sobre blanco. Y tres: CiU hizo saber al PSOE que, si subía los impuestos, su grupo votaría en contra del techo de gasto presupuestario, lo que dejaba al partido en el Gobierno en minoría para salvar el primer escollo de las cuentas públicas para el próximo año. Los socialistas se vieron obligados a elegir entre el apoyo de IU o el de CiU.

Las presiones del grupo de Josep Duran i Lleida surtieron efecto y los socialistas se desdijeron del acuerdo para que los diez diputados de CiU se abstengan en la votación de mañana. Joan Herrera montó en cólera, pues aseguró que los socialistas sabían desde el primer momento que su grupo no podía pasar del «no» al «sí» en la votación del techo de gasto presupuestario sin saber de antemano la solución a la financiación autonómica. Y su portavoz adjunto, Josep Sánchez Llibre, no tardó en apuntarse el tanto que le correspondía: «Hemos evitado que la voracidad del Estado se cebe fiscalmente con las rentas medias». Razón no le faltaba.

El espectáculo vivido ayer en el Congreso fue el mismo, aunque con los actores cambiados, que tuvo lugar en mayo durante el Debate de la Nación, cuando el PSOE pactó con CiU una reforma del mercado laboral que duró menos de doce horas. Entonces fueron las presiones de IU las que obligaron a los socialistas a rectificar lo acordado. Es lo que tiene la geometría variable, que obliga al Gobierno a decir y desdecir una cosa y la contraria.

La enmienda de los socialistas que iba a ser aprobada se comprometía a modificar la proporcionalidad y la redistribución de los impuestos, y hablaba expresamente de revisar la tributación en el IRPF para los mayores niveles de renta y patrimonio. Asimismo, pretendía modificar la ley de 2006 que concedía beneficios fiscales a los deportistas profesionales extranjeros. Y es que hoy tributan sólo el 24 por ciento del IRPF, lo mismo que quienes ingresan menos de 17.000 euros al año.

ANÁLISIS: El precio del apoyo a los Presupuestos- ¿Se han roto las negociaciones con IU-ICV?–Temporalmente. El PSOE carece de mayoría absoluta en el Parlamento. Así que o pacta con la izquierda los Presupuestos o pacta con CiU. La cercanía de las elecciones catalanas impide al partido de Mas prestar gratis el apoyo.- ¿Veremos una subida de impuestos?–Es prácticamente imparable, sobre todo por la necesidad de reducir el déficit público sin recortar las prestaciones sociales.- ¿Es impopular subir los impuestos?–Sí, aunque peor sería no aprobar los Presupuestos. El PSOE justificará, además, la medida tras esgrimir que sólo a las rentas más altas.