El Govern quiere que las matrículas reproduzcan el distintivo «CAT»

El tripartito catalán ha rescatado del baúl de sus causas perdidas una antigua demanda para que las matrículas de los vehículos incorporen el símbolo y las iniciales de cada comunidad autónoma.

El primero en lanzar la propuesta fue Jordi Pujol, en 2000. Su iniciativa no llegó a buen puerto porque el entonces presidente del Gobierno, José María Aznar, se lo impidió alegando que en política hay cosas más importantes que discutir sobre las «chapas» de los coches.

Con la llegada de José Luis Rodríguez Zapatero a la Moncloa, el equipo de Pasqual Maragall probó suerte para que matrículas de los vehículos catalanes lucieran el CAT. Aunque Zapatero respondió con un «lo valoraré», hasta la fecha no ha sido así.

Ahora, es el ejecutivo de José Montilla el que vuelve a plantear la propuesta, a instancias de Saura en Interior. Ayer, el director del Servicio Catalán de Tráfico, Josep Pérez Moya, dio detalles del procedimiento. Explicó que la Dirección General de Tráfico ve con buenos ojos la idea. Tráfico propone que las matrículas incorporen en el lado derecho una pequeña franja de color azul que incluya las iniciales y la referencia gráfica que cada comunidad autónoma decida.

Este planteamiento no obligaría a cambiar las dimensiones de las matrículas ni la franja azul reservada actualmente al símbolo de la bandera europea y al distintivo de España, una «E» de color blanco. Empezando por la izquierda, las matrículas se leerían de la siguiente manera, primero, la franja azul con el símbolo de la bandera europea y la sigla de España, luego los cuatro número impresos en negro sobre la chapa blanca y a continuación, las tres letras. Finalmente, en la parte derecha, se incluiría el cambio, una franja con el logotipo de la comunidad autónoma y el identificador territorial, compuesto por tres letras. La referencia territorial la escogerá el parlamento de cada comunidad autónoma, pero tendrá que ser aprobado por el Estado. Este modelo de matrícula es igual al que lucen los coches en Francia. En Italia es voluntario.

La intención del Servicio Catalán de Tráfico es consensuar la iniciativa con los partidos políticos y con el sector automovilístico, antes de dar un nuevo paso para dar vida a su plan de modificar las matrículas.Correos no será «Correus»El Gobierno no traducirá al catalán la denominación de la Sociedad Estatal Correos y Telegráfos –conocida popularmente como Correos–, ya que entiende que se trata del nombre comercial de una empresa que conviene mantener. La opinión del Ejecutivo llega a través de una respuesta parlamentaria a una pregunta del diputado de ERC, Joan Tardà, que se interesó sobre la posibilidad de traducir el nombre de la sociedad y utilizar la marca en otro idioma, informa Europa Press. En su respuesta, el Gobierno aclara que la denominación de Correos es independiente del ámbito geográfico que actúe, sea nacional o internacional, y que el nombre comercial de la empresa «no admite traducción». En este punto, cita como ejemplo los casos de La Caixa, La Kutxa o Deutsche Bank. Ello supone, según el Gobierno, una ventaja competitiva al disponerse de una marca «única, sólida y conocida en todo el ámbito de actuación de la sociedad».