El juez francés valida el reglamento de la FIA y quita la razón a Ferrari

El juez del Tribunal de Gran Instancia de París validó hoy los cambios reglamentarios introducidos por la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) en el Mundial de Fórmula Uno del año próximo y quitó la razón a Ferrari, que había pedido su anulación. El magistrado desestimó la demanda interpuesta por la escudería italiana al considerar que no es competente sobre el fondo del asunto, que debe ser tratado por instancias de arbitraje internacional, indicaron fuentes judiciales. Ferrari había pedido que el juez actuara de urgencia, pero el magistrado indicó que "no hay ningún daño inminente que haya que prevenir ni cambio manifiestamente lícito al que haya que poner fin". La escudería había pedido que se anulara el nuevo reglamento de la Fórmula Uno ideado por la FIA al considerar que no había podido ejercer su derecho a veto contra el mismo, tal y como establece el "Pacto de la Concordia", por el que se rige la Fórmula Uno. El magistrado señaló que Ferrari tuvo tiempo de ejercer su derecho de veto en el seno de Consejo Mundial del Deporte del Automóvil, algo que la escudería no hizo. El juez se declara incompetente para establecer si era válido el momento en el que Ferrari quiso imponer su veto, algo que asegura, deben hacer otras instancias. Ferrari había decidido acudir a la justicia francesa tras no llegar a un acuerdo con la FIA sobre la reforma del reglamento del Mundial a partir del año próximo. El principal punto de desacuerdo se refiere a la intención de la FIA de limitar el presupuestos de cada equipo a 45 millones de euros, sin contar los gastos de patrocinio y el sueldo de los pilotos, a partir del año próximo. La escudería italiana amenazó con no inscribirse en el Mundial del año próximo si la FIA no flexibilizaba el calendario para introducir esa limitación presupuestaria, algo que también hicieron Renault, Toyota, Red Bull y Toro Rosso. Todos estos equipos apoyaban a Ferrari en su demanda ante la justicia francesa. El presidente de la FIA, Max Mosley, pretende introducir las limitaciones presupuestarias a partir del año próximo para facilitar la llegada de nuevos equipos, que en poco tiempo puedan estar listos para disputar los Grandes Premios. En el mundo de la Fórmula Uno circulan los nombres de Lola y de USF1.

La escudería italiana Ferrari ha emitido un comunicado en el que, además de tomar conocimiento de la decisión del Tribunal de Gran Instancia de París, manifiesta que esta evaluando la posibilidad de seguir las acciones legales emprendidas y el que no inscribirá para el mundial de 2010, si no se llega a un acuerdo. El comunicado señala que: "Ferrari confirma su intención de trabajar en el ámbito de la FOTA (Asociación de Equipos de Fórmula Uno) y en colaboración con la FIA y con los poseedores de los derechos comerciales, para una Formula Uno, cuyas normas sean iguales para todos y se garantice la estabilidad reglamentaria, prosiguiendo en el metódico y progresivo proceso de disminución de costes iniciado los meses pasados". Añade el nuevo comunicado que: "si no fuese posible encontrar un acuerdo entre las partes implicadas, según decidió en Consejo de Administración del 12 de mayo pasado, Ferrari no procederá a la inscripción de sus monoplazas en una competición que vería, con el escenario actualmente en vigor, como se hacen de menos las características que han hecho de la Fórmula Uno la máxima expresión del deporte automovilístico y la razón que ha llevado a Ferrari a la participación ininterrumpida desde 1950 de la casa de Maranello". Por último señala que: "en tal caso Ferrari continuará compitiendo en carreras consonantes al calibre de la marca y adecuadas al nivel de innovación y progreso tecnológico"..