El PP trabaja desde marzo en el Debate de la Nación

Génova descarta que vaya a servir para aproximar posiciones con el Ejecutivo socialista.

El PP trabaja desde marzo en el Debate de la Nación
El PP trabaja desde marzo en el Debate de la Nación

El PP prefería que el debate del Estado de la Nación se celebrara después de las elecciones europeas para utilizarlo como plataforma desde la que sacar más rédito de la posible victoria en esos comicios que pronostican las encuestas. En cualquier caso, la fecha elegida por el Gobierno no le pilla con el pie cambiado si se tiene en cuenta que hay un grupo de trabajo que lleva preparándolo desde hace dos meses.

El peso está recayendo en el Grupo Parlamentario en el Congreso, donde todos los portavoces adjuntos, como si de un Gobierno en la sombra se tratara, han recibido el encargo de hacer un exhaustivo seguimiento del área del Gabinete socialista que les corresponde controlar.

De esa fiscalización salen las tradicionales fichas en las que, como ya es habitual, Rajoy se apoya para elaborar su intervención, y también salen posibles propuestas de resolución para someter a votación en el Plenario de la Cámara. Los estrategas de Rajoy se han fijado como principal objetivo conseguir reforzar su imagen como alternativa de gobierno, con la crisis económica, por supuesto, como principal referencia.

El PP afronta esta cita parlamentaria con la premisa de que será un duro «cara a cara» Zapatero-Rajoy sin margen para acercar posiciones. No lo permiten ni las posturas de partida, radicalmente opuestas, ni tampoco el clima preelectoral. La tesis es que debe ser otra oportunidad más para apuntalar la idea de cambio de ciclo sobre la que fundamentan la campaña de junio, unos comicios que quieren convertir en una primera reválida de las generales. El PP intentará sacar también rédito de las dificultades parlamentarias del PSOE en las votaciones de las propuestas de resolución. Su redacción la harán mirando a CiU y a PNV.

La intensa agenda de Rajoy en las elecciones europeas será objeto de la de reunión de trabajo que hoy celebrará el comité de campaña. De momento, la decisión es que haya dos caravanas paralelas para hacer aún más intenso el despliegue territorial. Una, la del presidente del PP, y la otra, la del candidato, Jaime Mayor Oreja. El problema es cómo combinarlas para evitar en la medida de lo posible la contraprogramación. Mayor Oreja recibirá hoy el apoyo de Aznar en un desayuno del Fórum Europa. En esa obsesión por movilizar a su electorado el PP enmarca también la nueva página web que se inspira en la que creo Barack Obama durante su campaña electoral en Estados Unidos. «Es una página moderna, muy actual y llena de vida. Se parece mucho a un periódico digital», resumió el vicesecretario de Comunicación, Esteban González Pons, que ha dirigido este proyecto. Incluye una red social de afiliados y no afiliados en la que hasta los máximos dirigentes, incluido Rajoy, tendrán un «videoblog» durante la campaña electoral europea.