El precio del crudo se recupera por el efecto Obama y los recortes de la OPEP

El mercado del crudo vivió una convulsa semana llena de contradictorias noticias que no impidieron un aumento de los precios que acercó el barril a los 50 dólares, debido al optimismo por la toma de poder de Barack Obama y al anuncio de que la OPEP está dispuesta a recortar aún más su producción.

La semana comenzó con un bajón del 4,4 por ciento en el precio del Brent europeo, con el mercado aún resentido por la última previsión de la Agencia Internacional de la Energía que rebaja a 85,3 millones de barriles diarios el consumo en 2009, por lo que la demanda caería por segundo año consecutivo, algo inédito desde 1982.
Sin embargo, el Petróleo Intermedio de Texas (WTI), referente en EEUU, reaccionó de manera bien distinta y ya el martes ganó más de un 6 por ciento, en una jornada en la que Barack Obama asumió la presidencia en Estados Unidos y recordó la crisis económica que atraviesa el país. De hecho, el "efecto Obama"se hizo sentir ya el miércoles en el mercado de futuros de Londres, al igual que en la mayoría de plazas bursátiles del mundo ante la expectativa de que el 44 presidente de EEUU ponga en marcha un plan de estímulo de la primera economía del mundo. Así, el miércoles el Brent superó la barrera sicológica de los 45 dólares y experimentó la mayor subida diaria de las dos últimas semanas. Ese mismo día, el Texas celebró con otra subida del 6 por ciento las afirmación del ministro argelino de Energía, Chakib Jelil, sobre que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) recortará de nuevo la producción en su reunión del 15 de marzo si fuera necesario para ayudar a estabilizar los precios.
El ministro argelino aseguró que se están ejecutando "al cien por cien"las decisiones que adoptaron los países miembros en la última reunión de diciembre en Orán (Argelia), en la que se acordó una rebaja de 2,2 millones de barriles diarios en las cuotas de producción. Una señal que siguió elevando el precio del "oro negro"pese a los datos publicados el jueves sobre que el crudo almacenado la pasada semana en EEUU subió en 6,1 millones de barriles, casi el triple de lo que esperaban algunos analistas. Así, según los datos que divulgó el Departamento de Energía (DOE) de EEUU, el volumen total de las reservas es ya de 332,7 millones millones de barriles, el 14,3% más que el del pasado año en las mismas fechas. Pese al nuevo dato que confirma el descenso del consumo por el enfriamiento económico, la tendencia al alza de los precios continuó hasta el final de la semana.
Ante la patente desaceleración económica y su clara afección al consumo del crudo, los mercados petroleros saludaron los primeros informes sobre la recuperación, como el publicado el jueves por la agencia de calificación de riesgo Standard & Poors, que augura que los primeros síntomas del fin de la crisis llegarán a final de año.
De esta forma, el viernes los precios del crudo cerraron con importantes ganancias respecto a las cotizaciones de hace una semana. Así, en el International Exchange Futures de Londres el Brent se pagó a 48,37 dólares por barril, el precio más alto desde el pasado 6 de enero y una marca superior en un 4 por ciento al cierre del pasado viernes. Por su parte, la recuperación del Texas fue aún mayor, cerrado la semana a un precio de 46,47 dólares por barril en la Bolsa Mercantil de Nueva York. Esa cotización supone que el WTI ha ganado casi diez dólares respecto al cierre del la semana anterior y logrado su mejor marca desde hace 17 días.