El PSE aprueba las cuentas del PNV con la vista en las elecciones

La Razón
La RazónLa Razón

El Gobierno nacionalista vasco ha logrado sacar adelante sus Presupuestos para el año próximo gracias al apoyo del partido socialista. Aunque sea la cuarta vez que se produce, no deja de resultar paradójico y aun contradictorio para los usos democráticos habituales que el principal partido de la oposición vote a favor de las cuentas oficiales. Sobre todo teniendo presente que se incluyen partidas y ayudas de 225.000 euros al entorno de ETA. Pero ya se sabe que la lógica política en el País Vasco, mediatizada por los terroristas y su brazo político, no se rige por estrictos parámetros democráticos. De ahí que se produzca algo tan atípico como que, a tres meses de las elecciones autonómicas, Gobierno y oposición vayan de la mano en los Presupuestos. ¿Qué razón le asiste al PSE para tal decisión? Por un lado, parece que los socialistas vascos devuelven a los nacionalistas el apoyo que éstos le han prestado en Madrid a las cuentas del Gobierno de Zapatero. Pero también existe una razón electoral que aconseja al PSE no alimentar la confrontación directa con el PNV. Si, como augura el euskobarómetro, existe un empate virtual entre nacionalistas y socialistas, el partido de Patxi López quiere reforzar su imagen ante el nacionalismo moderado con gestos así y sugerir que no descarta un Gobierno de coalición con el partido de Ibarretxe.