El PSOE pacta «in extremis» en el Congreso un plan para autónomos

El PSOE pacta «in extremis» en el Congreso un plan para autónomos
El PSOE pacta «in extremis» en el Congreso un plan para autónomos

MADRID- Ayer no tocaba perder, sino pactar. Y no en una ocasión, sino en cada una de las iniciativas que se votaron en la Cámara Baja. Así es la geometría variable, la precaria situación que obliga al PSOE a una constante ronda de contactos con todos los grupos para que no se visualice su soledad parlamentaria. Ocurrió por la mañana en la Comisión de Economía y por la tarde, en el pleno. Así, forzado por CiU y a última hora de la tarde, el partido que sostiene al Gobierno tuvo que sumarse en el Congreso a un «plan de rescate» para los trabajadores autónomos, uno de los sectores más castigados por la crisis económica (110.000 bajas desde enero de 2008 a enero de 2009) y olvidados por el Gobierno. El acuerdo no es fruto de la casualidad: busca desactivar la protesta convocada por las asociaciones de autónomos el próximo día 26 ante las puertas de la Cámara Baja, que no obstante sigue en pie. No en vano, La Moncloa convocó ayer a los representantes del sector a una reunión con el presidente del Gobierno esta misma tarde. Zapatero ya tiene así algo que ofrecer a los autónomos, casi dos años después de que entrase en vigor un Estatuto específico para ellos que el Ejecutivo no ha desarrollado en su totalidad. La moción de CiU, a la que se sumaron todos los grupos tras aceptar una transacción, incluye, entre otras medidas, la ampliación de las líneas de financiación ICO, el aplazamiento del pago de impuestos y cotizaciones, un programa de ayudas para el comercio minorista, bonificaciones del 50 por ciento de las cuotas sociales durante 24 meses para el primer asalariado con contrato indefinido y un compromiso para adelantar el pago de la prestación por desempleo, que el Estatuto del Autónomo fijó para 2011. ¿El artífice del acuerdo? El convergente Carles Campuzano, que desde primera hora de la mañana y hasta última de la tarde negoció cada línea de la moción con el PSOE. Lo dicho: cosas de la mayoría minoritaria que tiene el Ejecutivo en el Congreso. No fue la única. La soledad parlamentaria del PSOE, tras el 1-M, le obliga a este tipo de acuerdos, transacciones y cambios de tercio de última hora para no perder votaciones en el Congreso. Si no puedes con tu enemigo, súmate a él, fue la máxima que aplicó ayer el PSOE. El PP marca la votación Además del plan de rescate para los autónomos, tuvo que sumarse a una proposición de ley del PP para elevar del cinco al siete por ciento el empleo público para discapacitados, y también a una moción sobre la reestructuración del sistema financiero español. De lo contrario, hubieran salido adelante sin sus votos. El sector de la automoción, con riesgo de perder 30.000 puestos de trabajo en 2009, corrió peor suerte, pues de los cinco puntos que pedía el PP en una moción para ayudarle a sortear la crisis, sólo salieron dos, después de que el PP pidiera votación separada, tras negarse los socialistas a una transacción. Al menos, se aprobó la creación de un línea de crédito ICO-pyme para la adquisición de vehículos industriales que sean de primera matriculación y la recuperación de las deducciones por inversiones en I+D+I en el impuesto de sociedades, una reivindicación de otro sector castigado por la crisis.