El PSOE tumba en la UE la petición del PP de que los padres elijan la lengua de educación de sus hijos

El pleno del Parlamento Europeo (PE) aprobó hoy un texto alternativo del PSOE, CiU, PNV, EA e ICV en defensa del modelo lingüístico catalán y rechazó el informe sobre multilingüismo en el que se llamaba a garantizar el derecho de los padres a elegir siempre la lengua de educación de sus hijos. La unión de los grupos Socialista, Liberal y Verde fue suficiente para sacar adelante el documento, que recibió 335 votos a favor, 279 en contra y 69 abstenciones. En él, se suprimen algunos puntos del informe original elaborado por el portugués Vasco Graça Moura (Partido Popular Europeo), que había sido aprobado por la comisión de Cultura y Educación de la Eurocámara junto a varias enmiendas propuestas por Luis Herrero (PP). El principal punto que se cae del texto es el llamamiento a salvaguardar la posibilidad de que los padres elijan la lengua en que han de educarse sus hijos en los países en que, como España, coexisten varios idiomas oficiales. Ese llamamiento se reemplaza por otro párrafo, que considera «esencial» proteger el multilingüismo en esas zonas. «Es un triunfo del sentido común», señaló tras la votación la eurodiputada socialista María Badia, para quien el informe apoyado por el PP sólo «intentaba tergiversar las cosas». Badia recordó que la educación y la enseñanza de las lenguas son competencia de los Estados miembros y consideró que con «algunas de las enmiendas del PP español» se llegaba «a pedir a la UE cosas que no dependen de ella». «Hemos logrado dejar las cosas tal y como estaban, que estaban muy bien», subrayó en declaraciones a Efe. El parlamentario de CiU Ignasi Guardans destacó que hoy «se ha impedido una maniobra electoral del PP». «No hemos convertido la resolución alternativa en una declaración de apoyo a nuestro modelo educativo, lo que hemos hecho es impedir que alguien, de forma torticera y con engaños sobre la realidad social catalana, intentara condenarlo», subrayó. El eurodiputado de ICV Raúl Romeva, que firmaba el texto junto a Badia, Guardans y eurodiputados del PNV y EA, aseguró que con su aprobación se «han limpiado las cosas» y se promueve el multilingüismo, tal y como pretendía el PE en un principio. «En el caso de Cataluña tenemos demostrado que el modelo de inmersión lingüística es una garantía para que los alumnos puedan contar con un conocimiento absolutamente razonable y óptimo de las dos lenguas oficiales y criticar esa opción es ir en contra del multilingüismo», explicó a Efe. Mientras tanto, el PP consideró por boca de Herrero que hoy «se ha dado una zancadilla monumental al ejercicio de un derecho básico que no tiene nada que ver ni con Cataluña ni con España». «No me importa el resultado de la votación, lo que me importa es defender un principio y es que los padres tienen derecho a decidir en que lengua oficial en un Estado pueden recibir la educación sus hijos», recalcó. Fuera de la polémica, el informe del PE subraya la «ventaja competitiva» que supone el conocimiento de varias lenguas y defiende acciones como los programas de intercambio escolar y el uso de subtítulos en lugar del doblaje.