La participación clave para el cambio en Galicia y País Vasco

Según las encuestas, uno de cada tres votantes preferirá quedarse hoy en casa e ignorar la cita electoral.

País Vasco y Galicia acuden a las urnas bajo el síndrome de la abstención
País Vasco y Galicia acuden a las urnas bajo el síndrome de la abstención

Madrid- Los líderes políticos se levantarán hoy mirando al cielo. La temida abstención –que en los anteriores comicios rozó el tercio del censo tanto en Galicia como en el País Vasco– es la principal preocupación de todos ellos, y la lluvia y el frío que anuncian los meteorólogos sólo puede empeorar las cosas. El pronóstico es muy reñido en ambas comunidades y convencer a los indecisos para que vayan a votar es el gran reto de las formaciones en liza. El propio José Luis Rodríguez Zapatero ha tocado a rebato. «Cada voto puede valer un gobierno», insistió el jefe del Ejecutivo en el cierre de la campaña electoral del PSOE en Santiago de Compostela. Cualquier toque de corneta para sacar de sus casas a los perezosos es poco, porque las encuestas no invitan al optimismo. Según la mayoría de estudios demoscópicos, en Galicia el número de indecisos se acercará al millón y en el País Vasco superará los 600.000, lo que significa que uno de cada tres votantes se quedará en casa.
Voto emigrante
En Galicia, están llamados a las urnas 2.646.941 electores, de los que un 12,7 por ciento (335.357) reside en el extranjero, sobre todo en Argentina, Venezuela y Brasil. 92.110 jóvenes votarán por primera vez en unos comicios autonómicos. Para la jornada electoral, la Xunta de Galicia ha habilitado 4.140 mesas repartidas por 2.565 locales que abrirán sus puertas a las nueve de la mañana.
La Coruña es la provincia que más votantes aporta al censo, contando el voto exterior, con 1.071.349 personas, seguida de Pontevedra, con 873.894, Orense (355.473) y Lugo, con 346.156.
Por primera vez, en Galicia la transmisión de datos desde las mesas electorales a los centros de recepción se realizará a través de 1.800 dispositivos PDA, que permitirán agilizar el proceso y reducir el riesgo de error humano. La Xunta espera ofrecer el 100% del escrutinio a las diez de la noche.
En el País Vasco, donde por primera vez en los últimos treinta años se celebrarán unas elecciones sin la presencia de la izquierda abertzale, 1.776.006 electores tienen en su mano mantener al PNV en el poder o que el próximo lendakari sea socialista (con o sin ayuda del PP). De ellos, 43.600 residen en el extranjero. Hasta el pasado jueves, más de 40.000 vascos habían ejercido ya su derecho al voto por correo.
5.000 ertzainas
Según datos del Instituto Nacional de Estadística, Vizcaya reúne a 952.818 votantes; Guipúzcoa, a 574.958, y Álava, a 248.230, aunque cada territorio histórico se verá representado por igual número de parlamentarios, 25, para completar los 75 que componen la Cámara vasca.
Más de 5.000 agentes de la Ertzaintza integrarán el dispositivo especial de seguridad que el departamento de Interior del Gobierno vasco pondrá en marcha para garantizar el normal desarrollo de la jornada electoral. Unidades especializadas en explosivos, helicópteros, subsuelos y brigada móvil «permanecerán en situación de alerta» durante todo el día, según informó en un comunicado la Consejería de Interior.