«Es hora de unos Juegos en clave hispana»

La Familia Real ofreció un almuerzo en Palacio a los miembros del COI arropados por un buen número de deportistas de élite ¿ El Rey subrayó la «solvencia» y el «rigor» de la candidatura

«Es hora de unos Juegos en clave hispana»
«Es hora de unos Juegos en clave hispana»

MAdrid- La Guardia Real formada en la escalinata, la Familia Real esperando en la saleta Gasparini, el comedor de gala preparado... los miembros del Comité Olímpico fueron recibidos ayer como en las grandes ocasiones en Palacio. La Corona se ha volcado en ese objetivo común de conseguir para Madrid los Juegos de 2016, y eso se vio en el discurso del Rey, en el cariño con que saludaron a los miembros de la comisión evaluadora, y en la implicación en el acto final de deportistas de élite como Rafa Nadal, Raúl, Induráin, Joan Llaneras, Marta Domínguez o Gervasio Deferr. Antes del comienzo de la comida, el Rey pronunció un breve discurso de brindis cargado de esperanza, lleno de ilusión y con las claves que diferencian la capital de España de las otras candidatas: «Pleno y auténtico» espíritu olímpico; «Rigor y solvencia» y «seguridad». Pero sobre todas ellas, y para presentar la candidatura como algo más que la ilusión de una ciudad o un país, el Rey subrayó que «creemos llegada la hora de unos Juegos en clave hispana». Un matiz que anula cualquier intención de alternancia continental y que involucra a una cultura más allá de una nación. Todas estas bondades de la candidatura con el objetivo, dijo el Monarca, de «organizar en 2016 los mejores Juegos Olímpicos y Paralímpicos que la historia recuerde». Madrid ofrece «soluciones múltiples e innovadoras en una versátil conjunción de urbanismo, tecnología y sostenibilidad ambiental», una modernización «obra de una sociedad con permanente voluntad de superación» y un proyecto «en un estado muy avanzado de realización». Estos valores permitirán, aseguró el Rey, «aportar al movimiento olímpico la seguridad y el empuje necesarios para consolidar su papel en el siglo XXI, organizando unos juegos brillantes y eficaces». Para concluir, reafirmó su compromiso y el de la Corona con el éxito de los juegos.