Europa

Ferrmed pide a Zapatero que el Eje del Mediterráneo se apruebe en 2010

Destaca la importancia de que el Corredor tenga una línea para trenes de Alta Velocidad para pasajeros a 300-350 kilómetros por hora, y otra para trenes de mercancías

La Junta Directiva de Ferrmed se reunió ayer en Murcia para elaborar una proposición conjunta y reclamar al Gobierno de Rodriguez Zapatero que defienda como proyecto prioritario ante la Unión Europea (UE) los trámites del Corredor Ferroviario del Mediterráneo. El secretario general de esta asociación, Joan Amorós, reivindicó que el Ejecutivo central saque adelante este importante proyecto durante la presidencia española de la UE en 2010, para que esta infraestructura se materialice no más allá del 2017. El hecho de que esta petición se haya realizado en Murcia no es casual, ya que según el propio Amorós la Región es el centro geográfico del Eje Mediterráneo por su estratégica ubicación con el norte de África y sus dársenas portuarias.

El futuro corredor supondrá una gran plataforma comercial debido a que une todos los puertos desde la zona del estrecho de Gilbraltar hasta Cabo de Creus, y el desarrollo completo de este eje es la única opción de que España se convierta en un «trampolín» logístico intercontinental de primer orden. Para ello, el trazado debe contar con una doble vía de ancho internacional. Esta debe disponer de una para el AVE de pasajeros de 300-350 kilómetros/hora y otra convencional para trenes de mercancías y de pasajeros a una velocidad compatible para ambos tráficos. Según Amoros, en el trayecto entre Almería, Murcia y Alicante, las dificultades que plantean los soterramientos de Murcia y Lorca obligan necesariamente a que si se quiere utilizar el actual corredor, independiente del AVE, para las mercancías, además de su adaptación a los estándares europeos, es preciso que en la ciudad de Murcia se recupere el trazado por el sur (el corredor del Reguerón), y en Lorca, el corredor de la variante sur. Por ello, la opción más realista y de interés general del trazado por la Vega Baja es realizar el corredor ferroviario de mercancías paralelo a la A-7, que resolvería todos los problemas planteados; siendo preciso, además, redefinir su trazado en el tramo Crevillente-Alicante-Novelda, donde hay que disponer de una línea de doble vía apta para el tráfico de mercancías, así como que la línea de alta velocidad permita la entrada y salida a la estación de Alicante en todas las direcciones. Amorós precisó que la fecha de 2017 es para un AVE «que vaya desde Algeciras o Cádiz, pasando por Murcia, hasta la frontera y también remozar las líneas actuales con las variantes que hagan falta, pasándolas a anchos internacionales y poniendo los enlaces que no existen, por ejemplo en Lorca y Granada». De este modo, explicó, «al llegar a Murcia se pretende que existan dos líneas de penetración hacia Andalucía, una por Granada y otra hacia Almería».

El Eje Ferrmed incluye a la Región en el mapa europeo de transporte ferroviario de mercancías, «algo que no está previsto en el Plan Estratégico de Infraestructuras y Transporte (PEIT) elaborado por el Ministerio de Fomento, a pesar de ser uno de los corredores terrestres de mercancías con más tráfico en Europa». En este sentido, Ballesta afirmó que «se trata del segundo encuentro de los socios españoles de Ferrmed en la Comunidad para impulsar el Corredor Ferroviario del Mediterráneo, que es fundamental para la conexión de todos los puertos españoles mediterráneos y para el comercio terrestre a través de Cataluña, Valencia, Murcia y Andalucía con el resto de Europa». Asimismo, el consejero resaltó que «el objetivo es incluir el Corredor Ferroviario del Mediterráneo propuesto por Ferrmed como uno de los grandes ejes estructurales de la Red Transeuropea de Transporte Ferroviario, lo que supondría mejorar la competitividad nacional y regional para integrar a la Región en los principales ejes del comercio internacional».