Garzón procesa a la cúpula de ANV y PCTV y a la «mesa» de Batasuna

Garzón procesa a la cúpula de ANV y PCTV y a la «mesa» de Batasuna
Garzón procesa a la cúpula de ANV y PCTV y a la «mesa» de Batasuna

MaDRID- El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón procesó ayer por integración en la banda terrorista ETA a 44 miembros de las formaciones ilegalizadas Batasuna, Acción Nacionalista Vasca (ANV) y el Partido Comunista de las Tierras Vascas (PCTV), entre los que se encuentran los miembros de la «Mesa Nacional» de Batasuna detenidos en octubre de 2007, la alcaldesa de Mondragón, Inocencia Galparsoro (ANV) y los dirigentes de Batasuna Joseba Permach, Pernando Barrena y Juan José Petrikorena.El magistrado señala en su resolución, de casi 600 folios, que Batasuna buscaba desde el inicio de su estrategia un control «de facto» de ANV y PCTV, «tanto política como económicamente», tal como se constató tras las detenciones de 30 miembros de la «mesa» de Batasuna y de la documentación incautada.Esa estrategia fue avanzando hasta que culminó completamente esa «instrumentalización»: «Con posterioridad a la suspensión de actividades de ANV, y, desde luego, de PCTV, la colonización se ha consumado y estas formaciones han pasado a ser parte integrante del entramado liderado por ETA, participando a través de sus responsabilidades en cumplir y continuar la estrategia de ETA/Batasuna/Ekin».Diferencia de trato a AralarLa circunstancia de que ambos partidos, ANV y PCTV, mantenían ese «nexo de unión con Batasuna», que permitiría esa «instrumentalización», añade el juez al respecto, se evidencia en «la diferencia de tratamiento que ETA les otorga a lo largo del tiempo, en comparación con Aralar o Abertzalen Batasuna, a los que acusa de haber roto la izquierda abertzale y contra los que se llevan a cabo sucesivas campañas de denuncia».Tras la ruptura del «alto el fuego» por la banda terrorista, el 31 de diciembre de 2006 –con el atentado contra la T-4 de Barajas–, ese proceso de «instrumentalización por Batasuna de ANV y PCTV» se hizo todavía más evidente. Y ello, afirma Garzón, porque una vez que ETA da por «finiquitado el proceso de negociación» al comprobar que «no iba a obtener sus exigencias políticas», decide volver a la violencia terrorista, «para lo que se hacía necesario cohesionar toda la estructura organizativa del M. L. N. V. y aumentar el nivel de control de la misma».Por ello, para Garzón existen indicios que todos los procesados han contribuido a la obtención del «fin delictivo común, siguiendo las directrices de la organización terrorista ETA, que lidera el complejo en el que se integran las demás estructuras –Batasuna, ANV y PCTV– y los procesados».El juez se basa, entre otras pruebas, en los documentos intervenidos a los procesados. En uno de los archivos figura un documento titulado «ETA les desea felices fiestas.ppt». El atentado de la T-4 fue un 31 de diciembre. También había documentos sobre las actividades del fallecido dirigente del PNV Gorka Agirre y de los contactos de ETA en las distintas treguas.