La Fiscalía insta al Supremo a investigar al tesorero del PP

El «caso Gürtel», la supuesta trama de corrupción empresarial vinculada al PP, tiene visos de continuar su instrucción itinerante. Si la investigación destapada por la Fiscalía Anticorrupción comenzó en manos del juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón y luego se desdobló en dirección a los Tribunales Superiores de Justicia (TSJ) de Madrid y Valencia, su estación término parece que, finalmente, será el Tribunal Supremo (TS). Eso es al menos lo que pretende la Fiscalía del Alto Tribunal, que ayer solicitó al TS que se declare competente para instruir todo el caso (salvo la parte que se investiga en el TSJ valenciano y que hace referencia, entre otros, a Francisco Camps). Delito fiscal y cohechoY es que el Ministerio Público ha hallado indicios suficientes contra el tesorero del PP, el senador Luis Bárcenas, por delito fiscal y cohecho, y contra el diputado Jesús Merino, por cohecho, como para instar al TS a pedir al Parlamento el suplicatorio (requisito indispensable por su condición de aforados) para proceder contra ambos en el Tribunal Supremo.La Fiscalía mantiene que los hechos investigados por el juez instructor del TSJ de Madrid, Antonio Pedreira (quien recibió el testigo de Garzón), «están muy relacionados entre sí». Esta apreciación, no obstante, no incluye la instrucción que lleva a cabo el TSJ valenciano, que afecta al presidente Camps y al secretario general del PP de la Comunidad Valenciana, Ricardo Costa.El Ministerio Público asume así las tesis del juez Pedreira, que el pasado día 15 –tras recibir un informe de la Agencia Tributaria– elevó al Supremo una exposición razonada pidiéndole que asumiera la competencia de la causa y citara urgentemente como imputados tanto a Bárcenas y Merino como al eurodiputado Gerardo Galeote, también del PP, que perderá su condición de aforado el próximo 14 de julio, cuando tomen posesión de sus cargos los europarlamentarios elegidos en las últimas elecciones europeas.Con el cierre vacacional del Parlamento a la vuelta de la esquina, si el Supremo asume la petición de la Fiscalía la autorización parlamentaria puede demorarse varios meses, como pronto. De esta forma, no es previsible que Bárcenas (que, según Garzón, habría recibido de la trama liderada por Francisco Correa un total de 1.353.000 euros) sea citado a declarar antes del próximo mes de octubre. El PP no ve motivos para actuar Después del último informe del Ministerio Público la dirección del PP sigue sin ver motivos para adoptar ninguna decisión en relación al tesorero nacional, Luis Bárcenas, y a los otros dos aforados implicados en el «caso Gürtel», Jesús Merino y Gerardo Galeote (que perderá su aforamiento en cuanto deje de ser eurodiputado). Mariano Rajoy ya anunció ayer, en una entrevista en LA RAZÓN, que ni siquiera una imputación por parte del Tribunal Supremo será motivo determinante para suspender su apoyo a Bárcenas. Los mensajes que se están lanzando desde la cúpula popular confirman que la estrategia pasa por mantener in extremis el respaldo al tesorero. Y así lo hará Rajoy, salvo que un auto o una sentencia ratifique las posibles irregularidades de las que se le acusa. Tres peticiones1/ instrucción: La Fiscalía pide al Supremo que asuma todo el «caso Gürtel», salvo la investigación que se sigue en el TSJ de Valencia.2/ Indicios: El Ministerio Público ha hallado indicios contra Bárcenas por delito fiscal y cohecho, y contra Merino por cohecho.3/ Suplicatorio: La Fiscalía insta al Supremo a pedir al Parlamento el suplicatorio para poder investigar a ambos, dada su condición de aforados.