La parodia del cine español

La industria ha perdido 2,3 millones de espectadores este año y empieza a aplicar las técnicas americanas para paliar las malas cifras aunque con poco éxito: comedias «teen», importar el «star-system» de la TV y filmes autoparódicos como «Spanish movie»

«Spanish movie», de Paco Cabezas, mezclará con humor escenas de «Volver» y «El orfanato», entre otras, como se observa en esta imagen.
«Spanish movie», de Paco Cabezas, mezclará con humor escenas de «Volver» y «El orfanato», entre otras, como se observa en esta imagen.

L o más sorprendente del balance del primer semestre del cine español no son las cifras negativas, como informó ayer LA RAZÓN, es decir, los más de 2,3 millones de espectadores perdidos con respecto al mismo periodo de 2008, lo que supone más de un treinta por ciento. Lo inesperado es que quien haya salvado los muebles del escaso 10,28 de cuota de mercado sea una comedia adolescente al más puro estilo americano, «Fuga de cerebros». No es un mera anécdota, pues el segundo título más popular es «Mentiras y gordas», también dirigida al mismo segmento de público. «En los últimos meses se han estrenado unas cuantas comedias que imitaban a aquellas películas americanas de los 80 y 90 como "Los albóndigas en remojo", pero adaptadas a la cultura española», apunta el crítico e historiador de cine Jesús Palacios.Promoción calcada«Mentiras y Gordas» es ejemplo además de otra táctica generalizada en los últimos tiempos: importar hasta la cartelera cinematográfica a los protagonistas de las series de televisión: «Es una práctica que en Estados Unidos se viene haciendo desde los 60», resalta Fernando Montañés, profesor universitario especializado en publicidad, quien también llama la atención sobre la falta de un «star-system» propio. «Hasta ahora el tirón de las películas nacionales no se basa en los actores, ni en los guiones, sino en la figura del director famoso, que son dos o tres como mucho», resalta el especialista. La promoción del producto cinematográfico también ha sido calcada de EE UU: «Traer al director y a los protagonistas para que acudan a una rueda de prensa a la que acudirán gratuitamente los medios de comunicación, así como reproducir los carteles en medios impresos y los tráilers del filme en televisión y salas de cine», explica Montañés. Sólo algunas experiencias como «La bruja de Blair», que tuvo a la red como medio principal de promoción, son destacables para el experto: «El cine, incluido Hollyood, innova bastante poco en promoción, la prueba es que no hay "spots"cinematográficos en ningún festival. Aun así, los americanos pueden permitírselo porque tienen muchos recursos para este fin, lo que no le ocurre al cine español», concluye Montañés. Fernando Ocaña, presidente de la agencia publicitaria Tapsa, una de las mayores de nuetro país, señala a El Deseo como el único «innovador» en este terreno: «El público se encuentra con las películas nacionales ya en las salas, o lo que es peor, en televisión, sin haber tenido noticias previas. Almodóvar es único en eso, genera interés desde el guión (¿la rodará o no Penélope?), durante el rodaje (si es en Lanzarote o ha cortado el centro de Madrid) y es capaz de captar la atención mediática de nuevo semanas antes del estreno». Creativos sin marketingPara Ocaña la clave está en la falta de peso de las productoras en el entramado cinematográfico patrio: «Se trata de una industria dominada por los realizadores y no por las productoras, por lo que el presupuesto está exhausto tras el rodaje y apenas hay reservas para promoción. Es como si las agencias de publicidad estuvieran manejadas por los creativos», aporta el presidente de Tapsa. La tendencia a la imitación hollywoodiense no queda ahí, a pesar de las encendidas críticas a la indutria norteamericana habitual de nuestros profesionales, como apunta el crítico Jesús Palacios: «Los filmes de género españoles que han triunfado internacionalmente, como «Rec» y «El orfanato», son bastante asimilables al estilo clásico americano. Pero no sólo los géneros, también el estilo narrativo es cada vez más cercano al que marcó Spielberg. Quizá porque la nueva generación de realizadores (Bayona, Balagueró...), pero también los Álex de la Iglesia y Amenábar crecieron viendo sus películas. A finales de año llegará a las pantallas la primera experiencia de parodia cinematográfica, «Spanish movie», un género que «Aterriza como puedas» inauguró en 1980 –los productores no han dudado en ofrecerle un cameo a su protagonista, Leslie Nielsen, que protagoniza una escena antológica con Chiquito de la Calzada– y luego obtuvo grandes cuotas de popularidad con «Top Secret» y, sobre todo, «Scary Movie». La industria española se mira por primera vez el ombligo para parodiar algunos de sus mayores éxitos, esos que, paradójicamente, mejoran sus cifras globales. «Los otros», «El orfanato», «Alatriste», «El laberinto del fauno», «Los lunes al sol», «Abre los ojos», «REC» y «Volver» son algunas de las películas que se enfrentarán al ácido humor de Paco Cabezas, guionista de «Spanish Movie». El guión se recreará en algunos de los grandes tópicos de los filmes patrios: la excesiva carga intelectual de los guiones, las numerosas escenas de sexo... Rodada en diversas localizaciones de Cataluña, el elenco de «Spanish Movie» está encabezado por Alexandra Jiménez, Silvia Abril y los humoristas del programa «Muchachada Nui» Joaquín Reyes y Carlos Areces. Ambos protagonizan una secuencia (también la han escrito) que parodia la película de Fernando León de Aranoa «Los lunes al sol»: «Como no podía se de otra manera, han decidido rodar la secuencia en pijama», explican los productores. En el blog que han escrito sobre el rodaje también comentan que, junto a Jiménez, protagonizan «otra escena en la azotea de un conocido hotel de Barcelona, uno de los momentos decisivos de la película». ¿Se tratará del final de «Abre los ojos»? Ernesto Sevilla, Julián López y Raúl Cimas también han participado en la producción. Según la misma bitácora, Silvia Abril parodiaría el género de terror español al encarnar a Nicole Kidman en «Los otros» y a Belén Rueda en «El orfanato». La apariencia del capitán Alatriste nada tiene que ver con el atractivo Vigo Mortensen de la película de Agustín Díaz Yanes: Guillermo Ortega, más conocido por el padre de Fernando Tejero en «Aquí no hay quien viva» se encargará de salvar a la desamparada protagonista de «Los otros», además de destrozar el «sex appeal» del héroe español en «Spanish Movie».El resultado de esta disparatada producción no llegará a los cines hasta el próximo 27 de noviembre, momento en el que sabremos si directores como Almodóvar, Amenábar, Guillermo del Toro y Díaz Yanes tienen tanto sentido del humor como para convertirse en carne de parodia.