La preocupación por el paro cierra 2008 con porcentajes históricos

La preocupación por el paro cierra 2008 con porcentajes históricos
La preocupación por el paro cierra 2008 con porcentajes históricos

MADRID- ¿Recuerdan aquello de que el Parlamento sería el centro de la vida política? Solemne declaración del presidente del Gobierno allá por 2004 que cumplió en su primer mandato y que parece que no rige para esta Legislatura. Zapatero ha dicho «no» a una comparecencia urgente en el Congreso para hablar de desempleo y de crisis económica. Y el CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas) ha hecho coincidir la negativa presidencial con un revelador sondeo que dice muy claro cuál es la principal preocupación de los españoles. ¿Adivinan cuál? El paro. No podía ser de otra forma cuando la suma ya ha pasado de los tres millones de parados y cada día más de 3.000 personas se inscriben en las oficinas del INEM. Así, la preocupación de los españoles por el paro ha cerrado 2008, según el CIS, con porcentajes históricos: hasta el 72,5 por ciento de los ciudadanos sitúa el desempleo como el principal problema de nuestro país, cuando hace doce meses el porcentaje era 15 puntos menos (43,8 por ciento). Durante 2008, el paro fue el primer problema en el ránking de preocupaciones en diez de los doce meses del ejercicio. Sólo en junio y julio cedió el liderato a los problemas económicos. Similar ascenso al del paro ha iniciado en los últimos meses la inquietud por la situación económica, que el pasado diciembre alcanzó el 66,8 por ciento, 27 puntos más que hace tan sólo un año. Casi siete de cada diez personas sostienen que su percepción sobre la economía es mala o muy mala. Sólo un exiguo 3,7 la considera «buena o muy buena». Incluso el 47 por ciento cree que será peor dentro de un año. Lo cierto es que los problemas de índole económica han escalado paulatinamente puestos en los dos últimos años. Si en enero de 2007 ocupaban un sexto puesto (con un 18,3 por ciento), en enero de 2008 eran el segundo (con un 39,2 por ciento). El terrorismo de ETA, por su parte, ocupa el tercer puesto de la lista con un 29 por ciento de las respuestas, pero este mes experimenta un incremento de siete puntos respecto a noviembre, quizá como consecuencia del asesinato del empresario Ignacio Uría, que tuvo lugar el pasado 3 de diciembre, justo el día que el CIS comenzó las encuestas de este barómetro. Al terrorismo, le siguen en preocupación ciudadana la inmigración (19,5 por ciento); la vivienda (15,5) y la inseguridad ciudadana (11,1). ¿Y qué dicen los españoles de la política con este panorama económico? El 41,4 sostiene que es mala o muy mala, y sólo el 11,9 cree que es buena o muy buena. Con estos datos que el presidente, seguro, conocía antes de rechazar ayer su comparecencia en la Cámara Baja, aún cuesta más entender que el Gobierno no crea urgente que Zapatero acuda al Parlamento a hablar de empleo y de crisis económica. ¿Será el virus que aleja del Congreso a todos los presidentes en sus segundos mandatos?