La sorpresa andaluza

La Razón
La RazónLa Razón

En este mundo de singularidades enológicas donde cualquier uva se aclimata a casi cualquier espacio y nacen ejemplares insólitos, nos hemos fijado en Taberner. Se trata de un vino andaluz, alejado de cualquier guiño a lo autóctono y a la imagen de marca, pues en Arcos de la Frontera, un empresario valenciano ha plantado syrah, merlot y cabernet para editar un vino rigurosamente moderno. Con la estructura como seña de indentidad, este precioso vino hace honor a una trazabilidad exquisita: el enclave de la bodega sobre un fondo histórico recuerda a un chateàu francés, vendimia lenta, barrica francesa y mucha espera. Vino de la tierra de Cádiz, con un potente contenido alcohólico, cuyo consumo ideal requiere tiempo y decantación. El Taberner es uno de esos vinos que están dando gloria a las mesas nacionales para una cocina cada vez más rugosa y necesitada de buenos compañeros de farra.