Asia

La UE pedirá a China que evite la condena de la Nobel birmana San Suu Kyi

La UE pedirá a China que evite la condena de la Nobel birmana San Suu Kyi
La UE pedirá a China que evite la condena de la Nobel birmana San Suu Kyi

La UE y China continúan limpiando el camino de su tortuosa relación, aunque nuevos obstáculos aparecen mientras los antiguos permanecen. Tras el desplante chino de diciembre, por el malestar que provocó en Pekín la reunión de Nicolás Sarkozy con el Dalai Lama, cuando Francia presidía la UE, llegó en enero «el viaje de la confianza» que realizó el primer ministro Wen Jiabao para curar las heridas. Hoy, Jiabao se reunirá con una Europa dispuesta a desmontar viejas trincheras. «El déficit comercial es inaceptable», afirma el director general de Relaciones Exteriores de la Comisión, Eneko Landaburu, para quien «China debe abrir sus mercados, no la UE reducir sus importaciones».

A pesar de que China es el mercado donde más han crecido las exportaciones de la UE (un 75% entre 2003 y 2007), el déficit europeo alcanzó los 170.000 millones de euros en 2008. Ambas partes buscarán acercar posiciones en intereses comunes, como la recuperación de la ronda de Doha. Los puntos de contacto contarán, no obstante, con nuevas dificultades. El encuentro estará marcado por el castigo que podría sufrir la premio Nobel Aung San Suu Kyi por parte de los militares birmanos. Pekín mantiene una estrecha relación económica con la Junta militar, por lo que Bruselas intentará presionar a Jiabao para que disuada a los birmanos de encarcelar a la activista.

Además, la UE y China deben salvar su distancia respecto al calentamiento global antes de la cumbre de Copenhague de diciembre. Algunos analistas comentan que los chinos estarán muy contentos de ver al presidente de la República Checa, Vaclav Klaus, presidiendo la delegación europea, como se prevé, ya que es un escéptico convencido respecto al calentamiento global.