Las células de grasa de la médula espinal inhiben la formación de células sanguíneas

Las células de grasa que se encuentran en la médula ósea tienen un papel fisiológico importante en la formación de células sanguíneas ya que su presencia inhibe su desarrollo, según un estudio del Hospital Infantil de Boston en Estados Unidos que se publica en la edición digital de la revista «Nature».
Los investigadores, dirigidos por George Daley, muestran que las regiones de la médula ósea ricas en células de grasa contienen menos células madre y progenitoras de sangre que las áreas libres de células grasas.
Además, los ratones genéticamente modificados para carecer de grasa generan nuevas células sanguíneas más rápidamente que los animales normales después de un trasplante de médula ósea. Los investigadores observaron un efecto similar en los ratones tratados con un fármaco que bloquea la producción de células de grasa.
Los resultados sugieren que las células de grasa regulan negativamente la producción de sangre en la médula ósea y proporcionan una base lógica para evaluar el uso de fármacos para inhibir las células de grasa en los pacientes que van a recibir un trasplante de médula ósea.