Las encuestas internas del PSOE dan otra vez la mayoría absoluta a Aguirre

En los dos años que lleva al frente del PSM, Tomás Gómez no ha logrado arrebatar un voto al PP. (Descargue el gráfico pulsando el botón «Documento»)

Las encuestas internas del PSOE dan otra vez la mayoría absoluta a Aguirre
Las encuestas internas del PSOE dan otra vez la mayoría absoluta a Aguirre

No han conseguido arañar un solo voto en dos años. Las encuestas electorales con las que trabajan en Moncloa han puesto en los últimos días en evidencia que la labor de oposición de los socialistas frente al Ejecutivo regional de Esperanza Aguirre no ha dado, de momento, sus frutos. Según datos a los que ha tenido acceso este diario si mañana se celebraran elecciones autonómicas el Partido Popular revalidaría su abultada mayoría. Es más, según estas encuestas los populares, que en los últimos comicios regionales obtuvieron un 53,30 por ciento de los votos, mejorarían estos resultados repitiendo la mayoría absoluta en la Comunidad de Madrid. Desde el 27 de mayo de 2007 los socialistas han estado inmersos en un proceso de cambio. Tras la derrota electoral con Rafael Simancas como candidato -cosecharon los peores resultados del partido desde 1995 con 33,46 por ciento de los votos- ocuparon el sillón de líder del Partido Socialista de Madrid con el que fuera el alcalde más votado de España, Tomás Gómez. El 27-M no consiguieron movilizar a sus votantes y terminaron cediendo dos escaños a Izquierda Unida y uno más al PP. Ahora, según ha podido saber LA RAZÓN, esta situación se repetiría e, incluso, podría empeorar. En poco más de un año han cambiado su Ejecutiva en dos ocasiones y han tenido que buscar candidatos para sustituir a Simancas en la Asamblea regional puesto que el ex regidor de Parla no cuenta con escaño propio. Ahora, con el rodaje del nuevo equipo a punto y a pesar de que en los últimos meses varios escándalos han salpicado al Gobierno de Aguirre, parece que los socialistas no han cosechado fruto alguno en la Comunidad de Madrid desde que cuentan con un nuevo líder. No han sabido sacar rédito político de las debilidades de sus adversarios. En la sede Federal del Partido Socialista son conscientes de la importancia que tiene ganar Madrid de cara a unas próximas generales pero ahora las dudas planean sobre el «capitán» que eligieron para poner en marcha el buque «Nuevo Socialismo» en Madrid. Son muchos los que consideran «incongruente» que el secretario general del PSM insista en boicotear todo acto organizado por Aguirre como protesta por el cierre de la comisión sobre la presunta trama de espionaje entre altos cargos regionales mientras que, por otro lado, acepta hacerse la foto junto a la presidenta de la Comunidad durante una reunión para hablar de Caja Madrid. La puntilla a esta polémica la puso el pasado viernes el coordinador regional de Izquierda Unida, Gregorio Gordo, quien acusó al lider del PSM de hacer una «oposición nula en los contenidos pero de efectos especiales propios de ganar los Oscar». Así, criticó la posición de Gómez en la Caja y recordó que «aunque el consejero Antonio Beteta plantee la privatización, Tomás Gómez parece estar de acuerdo para que sea ella quien controle Caja Madrid». El secretario general no está en su punto máximo de popularidad fuera de la federación socialista madrileña pero dentro, tampoco. A todo esto se han sumado a sus últimas decisiones sobre el cambio de sede y los gastos que esta acarreará al partido, que no han sentado demasiado bien entre la militancia socialista, y que podría haber minado la buena imagen del ex regidor de Parla. Ministros «madrileños» Hace doce días que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, remodeló por segunda vez en la legislatura su equipo. En el nuevo Ejecutivo hay caras bien conocidas por el electorado madrileño como Trinidad Jiménez, Miguel Sebastián o Beatriz Corredor. No sería la primera vez que el presidente designa a uno de sus ministros más carismáticos para una candidatura autonómica. Zapatero ha dejado muy clara una consigna en su gabinete: Hay que dar todo por Madrid. Buena prueba de esto fue el el gesto protagonizado por el nuevo minstro de Fomento, José Blanco, la semana pasada durante su reunión con la presidenta de la Comunidad de Madrid. Los criticos con Gómez no tienen claro quien ocupará finalmente la candidatura. Consideran que la actitud del líder socialista madrileño no es la adecuada pero muchos de ellos se resignan. «Teniendo en cuenta los resultados nos presentamos a perder, tendríamos que apostar por una figura fuerte», afirman. Según muestran los datos que revelan las últimas encuestas con las que trabajan en el partido ahora los socialistas se dividen entre quemar los últimos cartuchos del actual secretario general o ir pensando en un candidato conocido en la región y que pueda dar un empujón muy necesario a los socialistas en las urnas. Los partidarios del antiguo líder de la FSM se frotan las manos. Tras ser relegados con la llegada del elegido de Ferraz ahora ven en sus debilidades una posibilidad de recuperar el poder en el PSM.