Lo que pude ver

La Razón
La RazónLa Razón

Me gustó, y mucho, lo que

pude ver del Athletic de

Bilbao y el Real Madrid.

La mitad del partido. No por capricho

o gusto, sino por La Sexta.

Aquí, en Cantabria, La Sexta es

muy caprichosa. Donde puede

sintonizarse, la imagen se detiene

cada dos por tres. Es otra manera

de ver el fútbol. «Antenízate», dicen

Montes y Salinas. Estábamos

antenizadísimos, pero no

tuvimos suerte. Por fortuna, las

dos mejores jugadas del partido

se vieron sin contratiempos. Me

refiero a la del gol de Van Nistelrooy

y al alarde de Robinho. Un

año más, intuí una cierta crispación

extradeportiva en una de las

gradas de San Mamés, cuyo público

entiende de fútbol y siempre ha

sido un ejemplo de corrección.

Pero lo importante para los

madridistas fue que el Real Madrid

jugó bien, ganó, y le sigue

obligando a la República Independiente

del «Barça», como dice

Laporta. Y ahora, a esperar que

el próximo partido por La Sexta,

perfectamente antenizados, lo

veamos completo.