Delgado novillero con porvenir

Los astados de Cuadri, duros y correosos, no dieron muchas opciones a Pepe Moral, Miguel Ángel Delgado y Miguel Tendero

Pepe Moral fue premiado con una vuelta al ruedo, ayer en La Maestranza
Pepe Moral fue premiado con una vuelta al ruedo, ayer en La Maestranza

- Sevilla. 1ª de la Feria de Abril. Novillos de Cuadri, bien presentados y algunos con genio. El 5º fue sustituido por otro de la misma ganadería. Tres cuartos de entrada.- Pepe Moral, de blanco y oro, estocada trasera (vuelta al ruedo); pinchazo (silencio).- Miguel Ángel Delgado, de verde y oro, pinchazo, estocada (ovación); cuatro pinchazos, estocada, dos descabellos (silencio).- Miguel Tendero, de grana y oro, tres pinchazos, estocada (silencio); tres pinchazos, estocada (silencio).

Ayer no se juzgó a un novillero, Miguel Ángel Delgado, con equidad. El público dejó pasar algunos detalles indicativos de lo que un chaval puede llegar a ser. Es posible, que faltaran muchos aficionados que sabe verlos y apreciarlos. Delgado fue el perjudicado a pesar de mostrar los mejores detalles toreros de la tarde. Durante su meritoria faena al geniudo segundo, apenas sonaron los murmullos aprobatorios, característicos de la Maestranza. Para un chaval que empieza, que sabe de sus condiciones, es duro no ver recompensada sus buenas acciones. Pero Miguel Ángel no se desanimó. Ahí demostró su entereza torera.Sus cuatro naturales iniciales a su primero, desde largo y en el centro, no afectaron. Tampoco, los derechazos que siguieron, con buen porte, muleta adelantada y firmeza. Fue volteado – el novillo lo vio al dejar el engaño atrás – y los tendidos se animaron. En las dos tandas zurdas siguientes, con altibajos, cuajó varios muletazos, muy templados y rítmicos. El bonito final, en las cercanías, si los hubiera realizado una figura, alboroto. Pero... El inicio de faena al quinto llamó mucho más la atención del personal. La verdad es que los estatuarios fueron buenos y la trinchera, mejor. La faena, más embarullada que la anterior, careció de templanza. Dejó que el novillo le enganchara la muleta en demasía. No obstante, logró excelente muletazos. Lo mejor, el valor y esa tendencia tan buena de buscarle siempre el pitón contrario. Luego, arrimón que, algunos pitaron. Eso no es más que ansia de novillero. Muy bien.Pepe Moral tiene buen porte, valor y deseos, pero no se cruza nunca. Por ello, su faena al primero, el mejor novillo, aunque con buenos pases, apenas tuvo emoción. Cierto que le deja la muleta adelantada. Pero, al tercer pase, el novillo se quedaba descuadrado y no repetía. Por ello, no ligó las series y el tendido no se emocionaba. La faena resultó intermitente y un poco desangelada.Con el cuarto, algo rebrincado, se mostró valiente y tesonero. A pesar de ello, acertó a cuajar algunos muletazos, al final de su labor. Se le notaron sus ansias de triunfar, quizas las culpables de que no se templara como debiera. El público, que estaba con él, se decepcionó un poco. Miguel Tendero no tuvo suerte con su lote. El tercero, derrotón y de corta arrancada, apenas le dio opciones. Con buena colocación y mucha decisión consiguió varios derechazos con clase. Los naturales, tragones, indicaron las ganas del chaval. No pudo hacer más de lo que hizo.Le pudieron las ansias en la faena del sexto, flojo y noblón. Dio muchos pases, sin la buena colocación anterior y sí con nervios. Consciente de que se le escapaba una tarde muy importante, se precipitó y la faena resultó forzada, cosa natural. Labor voluntariosa a la desesperada. En esta ocasión se descolocó mucho, demasiado, y dejó impresión de precipitación.