Mickey Mouse celebra su ochenta cumpleaños a lo grande

Phil Collins dio un  toque musical a las orejas
Phil Collins dio un toque musical a las orejas

A ritmo de ABBA y los Village People comenzó el espectáculo. Mickey Mouse ha cumplido ochenta años, de ahí que Disneyland Resort París haya tirado el castillo por la ventana con una gran fiesta. Sin temor a manzanas envenenadas ni a que la carroza se convirtiera en calabaza, al veterano de la casa le rindieron pleitesía todas las princesas de la factoría Disney, pero también los más recientes y rentables productos, como Buzz-lightyear y los adolescentes de «High School Musical». Por eso, aprovechando la efeméride, se ha decretado 2009 como el Año de Mickey Mouse, el ratón más célebre de la tierra. El homenajeado, que se presentó con chaqué blanco, no dio sintoma alguno de vejez. Arrugas, cero. Quizá porque está viviendo una segunda juventud. Tras unos años en los que cedió el protagonismo a otras creaciones Disney, como el Rey León o Nemo, Mickey ha reconquistado a los niños y ha recuperado su trono a través de la serie de animación «Playhouse Disney», de la que es el héroe absoluto. Por eso no es de extrañar que la primera atracción en castellano del parque francés sea la que recoge el espíritu de esta serie para preescolares.La fiebre por tener un recuerdo de Mickey se ha desatado: una firma, una foto... De hecho, enfundarse sus orejas se ha convertido en la mejor reliquia para un centenar de «celebrities» que se las han puesto por montera. Eso sí, customizadas. Personalidades del deporte, la música, la moda y el cine, como Ines de la Fressange, Isabella Rossellini y Phil Collins, han «tuneado» el sello de identidaddel personaje y durante estos días se exponen en Walt Disney Studios bajo el nombre de «Mickey, mis orejas y yo». «Desde que, de pequeño, me enamoré de la película "Fantasía", siempre he sido un gran admirador de Mickey», confiesa Pau Gasol, que no ha dudado en reconvertir las orejas del ratón en un balón de baloncesto, «mi deporte y mi gran pasión, además de alusiones y motivos de mi país, España, y de la ciudad en que vivo, Los Ángeles». Enrique Iglesias también se ha servido de la bandera rojigualda para su diseño, mientras que Geri Halliwell, con un resultado más rudimentario, tira de brillantina y lunares. Ines de la Fressange, siempre elegante, ha respetado el negro del roedor, y Vanessa Paradis, nunca discreta, llenó de micrófonos su creación. Otros que han tirado de colores patrios son los futbolistas Cannavaro y Zidane. El que fuera capitán de la selección francesa no duda, con las orejas puestas, en acercarse a ese Mickey con su atuendo de aprendiz de mago «para que siga haciéndonos soñar, tanto a los niños como a los adultos».

Las "celebrities", en la fiesta de MickeyLa Sirenita, Cenincienta y compañía tuvieron que competir en la fiesta de Mickey con otras princesas reales, como la «top» rusa Natalia Vodianova, que se recorrió los dos parques de Disneyland Resort París acompañada por su marido y dos de sus tres hijos (en la imagen bajo estas líneas). También acudieron Carla Goyanes con su madre, Cari Lapique –no pararon de matar marcianitos en la atracción de «Toy Story»–, y Nuria González, esposa de Fernando Fernández Tapias. Tranquilos si se lo perdieron: todos los días Mickey repetirá su fiesta.