«No llores Barcelona: levántate mueve el futuro»

«No llores, Barcelona: levántate, mueve el futuro»
«No llores, Barcelona: levántate, mueve el futuro»

Con el cierre echado y la mudanza a medias, el presidente de Bread & Butter quiso poner ayer fin a su idilio barcelonés con unas palabras que iban más allá del protocolario agradecimiento. «Ha sido impresionante lo que se ha conseguido en Barcelona, una maravilla, hemos crecido y nos hemos formado aquí», ha asegurado Karl-Heinz Müller, que ha dado las gracias al Ayuntamiento y a la Generalitat y ha asegurado que la marcha «no tiene nada que ver con que algo no haya funcionado». Bread & Butter llegó a Barcelona en julio de 2005, con 700 expositores y 45.000 visitantes, y en esta edición ha superado los 800 expositores. «Lo mejor es marcharse de una fiesta cuando mejor está, y lo peor es hacerlo el último y tener luego resaca. Así funciona el negocio. Gracias, Barcelona, por apoyarnos», ha apostillado Müller, quien, consciente de la orfandad en la que deja a la urbe, se despidió con un «no llores, Barcelona, levántate y mueve el futuro». El alcalde de la ciudad, Jordi Hereu, tomó buena nota y ha hecho un llamamiento a «sumar fuerzas, pero de forma correcta, porque sólo así podremos ser más fuertes».