No me gusta el Barça

La Razón
La RazónLa Razón

Lunes, 4: Di Stéfano

Delicioso fin de semana viendo a Jack Nicholson en «Ahora o nunca». Gozoso comienzo de semana escuchando a Alfredo di Stéfano en el foro Fundación Ferrándiz-As. Di Stéfano: nostalgia, humedad en los ojos, chispa, genialidad. Enrique Collar des-
cribe con incontenible admiración el estilo de Di Stéfano: «¡Era tan ganador, tan ganador, tan ganador!». Di Stéfano define al Real Madrid: «Fuerza, correr, luchar». Irónico, divertido: «Tengo 80 años, porque me quito uno». Le preguntan por Raúl y matiza: «Jugará bien o mal, pero se entrega a la causa». ¿La causa? Fuerza, correr, luchar. «Un cerdo en una baldosa»: metáfora de un campo de juego embarrado sobre el que resbalaban él y sus compañeros.Va con bastón, pero –subraya– «no tengo alzhéimer». Recuerda a Bernabéu: «Era un fenómeno».

Martes, 5: Cultura

Inglaterra se nos ha puesto otra vez en plan Trafalgar por los insultos xenófobos y no xenófobos en Barcelona a Lewis Hamilton. «A ver cuándo esos españolitos superan su racial y zafia incultura». Hala, zafios e incultos. ¿Lo somos? Viendo, por cierto, la entrega de los Goya, me dije:«Como resucite don Francisco de Goya y Lucientes y vea al "majo"Corbacho, seguro que pinta otra colección de cartones con el título de "Zafiedades y procacidades"». ¿Quiénes, por cierto, son los culpables de nuestra zafiedad? Mayormente, las teleseries españolas. El otro día, por curiosidad, me «zampé» el primer capítulo de una de ellas, y ya en los planos iniciales, una profesora de veintisiete años se beneficiaba a lo loco, qué gusto, qué placer, al aire el muslo bello, a un adolescente de diecisiete. Follar, cojones, desplantes y mofa de un colegial asiático, amén de otras delicadezas, enriquecían el sesudo guión. Lo oí recientemente: «Somos, hablamos y hacemos lo que vemos en la televisión, posiblemente "el gran hermano"del disgusto que les hemos dado a nuestros "hermanos"los ingleses».

Miércoles, 6: Negritud

El siglo XXI es cada vez más el poder de los negros y el poder de las mujeres. Una mujer sesentona, rubia y bajita, Hillary Clinton, y un negro joven desacomplejado y guapo (un arrogante Cassius Clay de la oratoria), Barak Obama, pugnan por la Casablanca. Es el siglo XXI, es lo que hay y es lo que nos invade, lo que no quita para que esta noche, si los alinean, veamos enfrentados a los azulgrana Bojan (17 años) y Thuram (36 años). El galo jugó su primer partido con la selección francesa el mismo año en que nacía Bojan: l990. Declara Thuram (hombre culto, lector infatigable) que trabajar como futbolista es un placer y vestir la camiseta de Francia, un orgullo. El orgulloso placer de trabajar.

Viernes, 8: Gasol

«América es América». Y América es salud, oportunidad, oro y oropel, que dijo más o menos Charles Chaplin, alias Charlot, antes de exiliarse y establecerse en Suiza. Cristóbal Colón descubrió América (Nuevo Continente) y «América, América» ha descubierto a Pau Gasol. Podría escribirse, eufóricamente, de los Lakers lo que, hablando de Di Stéfano, dijo el pasado lunes Pedro Ferrándiz: «Antes de Di Stéfano el Real Madrid y su fútbol eran una cosa. Con Di Stéfano, y desde entonces hasta hoy, el Real Madrid y su fútbol son otra cosa». Es lo que gozosamente deduzco estos días, de la lectura de los periódicos de América, América.

Sábado, 9: Gustar

Lo digo como lo siento y lo veo: no me gusta el Barça de esta temporada, no me gusta ZP. El Barça hila un fútbol pastoso, lentorro y excesivamente ecaucladiano. No creo que pueda ganar la Liga. El Real Madrid es mejor. Y tanto si sufre como si no sufre bache, es igual: luce más garbo y rango. ¿Que por qué no me gusta ZP? Cuando niega una cosa, o sea, que no está negociando con Eta, está afirmando lo contrario, o sea, que está negociando con Eta. El Barça aburre y ZP miente. Siempre razono mis opiniones.