Interior investiga el error que dejó en libertad al agresor de José Luis Moreno

Policía y Guardia Civil investigan la puesta en libertad del agresor de José Luis Moreno
Policía y Guardia Civil investigan la puesta en libertad del agresor de José Luis Moreno

Madrid- El albanés Astrid Bushi, el supuesto cabecilla de la banda a la que se atribuye el asalto, secuestro y tortura del empresario teatral José Luis Moreno en diciembre de 2007, acudió el jueves pasado a uno de los juzgados de la plaza de Castilla de Madrid. Al término de su comparecencia, la Guardia Civil le condujo hasta otro juzgado de Alcobendas. Allí el juez le tomó declaración por su presunta participación en el robo de un chalé en La Moraleja, no por la posible agresión a José Luis Moreno. Terminó de declarar y el magistrado acordó la puesta en libertad del albanés por estos hechos.

«Bushi declaró esposado y así salió de la sala, escoltado por los agentes de la Policía Nacional, que le condujeron a los calabozos para su inmediato reintegro al centro penitenciario», manifestó ayer el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM). Lo cierto es que después no fue trasladado a la prisión de Valdemoro, como era preceptivo, y que el acusado abandonó por su propio pie los juzgados de Alcobendas.

Instituciones Penitenciarias no tuvo más noticias del recluso hasta el día siguiente, cuando el juez comunicó a la prisión que había decretado la libertad del albanés por su presunta implicación en el robo del chalé.

Comprobación de causas

El TSJM, que ha abierto diligencias sobre el caso, negó que la libertad del albanés, considerado un preso peligroso, se deba a un error judicial, ya que «siempre y bajo cualquier circunstancia, la libertad de un preso debe producirse en el centro penitenciario que lo aloja». A pesar de que ya se le haya comunicado al reo que va a quedar en libertad, «tiene que volver al centro y no se le excarcela hasta que el juez envía lo que se conoce como mandamiento de libertad y se comprueba si tiene otras causas pendientes», añadió un portavoz de Instituciones Penitenciarias. La Dirección General de la Policía y la Guardia Civil han abierto una investigación para esclarecer los hechos sobre la puesta en libertad por error del agresor del empresario teatral, pero ayer no aclaró nada en relación con el asunto.

Quien no podía ocultar su disgusto ayer era el empresario José Luis Moreno. «Siento impotencia e indignación porque los errores pueden existir, pero no a este nivel». El artista añadió que se encontraba «entre el estupor y el no entender nada». De momento, no tiene previsto reforzar la seguridad de su casa ahora que el albanés está libre porque ya lo hizo en diciembre pasado. «Me siento más seguro, pero antes tampoco me sentía inseguro porque tenía medidas y entraron». El productor confesó que ya se siente recuperado de las consecuencias psicológicas que le provocó la agresión gracias al «trabajo y la vida tan intensa» que lleva todos los días. No obstante, «por mucho animo que tengas, mucha presencia y relativices las cosas hay un antes y un después porque la violencia fue tremenda», informa Efe.

El vicesecretario de comunicación del PP, Esteban González Pons, calificó el hecho de «gravísimo». Criticó que la Guardia Civil y la Policía Nacional puedan comunicar multas por el móvil o que Hacienda «sepa en cuestión de segundos hasta dónde llegan nuestros últimos ingresos», mientras que los que tienen que decidir sobre la libertad de un preso peligroso «no saben si tiene otras causas pendientes». Por eso González Pons insistió en que el Gobierno tiene que reformar el sistema judicial y dotarlo de más medios porque, de lo contrario, «el caso Mari Luz podría repetirse en cualquier momento, y eso es aterrador».

Traslado a Madrid

Bushi llevaba varios días en la madrileña prisión de Valdemoro, adonde había sido trasladado desde el centro penitenciario de Puerto 3, en Cádiz, para prestar declaración ante el juez. En la cárcel gaditana ha estado interno desde que fue detenido en noviembre de 2008.